Image default

Vuelve el IVA a los alimentos: las medidas que analizan para evitar un golpe al consumo

Se aplicaría el 21% pero de manera parcial y con excepciones para algunos productos. Otros podrían tributar menos y habrá sectores sociales favorecidos

El jueves 15 de agosto, cuatro días después del duro cachetazo electoral de las PASO presidenciales, Mauricio Macri anunció que los alimentos de la canasta básica ya no pagarían IVA. Eran 14 ítems, clave para la mesa de los argentinos y uno de los pilares del intento de “alivio” que prometía el por entonces Presidente buscando revertir esa derrota.

Ese anuncio, que recién se puso en práctica dos semanas después, tenía una fecha de vencimiento: el 31 de diciembre, al igual que el congelamiento de tarifas, entre otros. En la lista hay ítems sensibles como leche, pan, harina, fideos, aceite, azúcar, yerba y huevos, entre otros.

Durante la campaña, el Frente de Todos señaló que sostener esa quita impositiva (en algunos productos, del 21%, en otros, del 10,5%) era tanto imposible para el Estado como injusto. Señalaba que, tal como sucedió con los subsidios a los servicios públicos durante el kirchnerismo, se estaba dando un beneficio para todos cuando en realidad el foco debía estar puesto sobre aquellos que verdaderamente lo necesitan.

Este lunes, desde el gobierno nacional confirmaron que la quita del IVA no será prolongada -a diferencia de otras medidas como el congelamiento de las tarifas- y destacaron que en cambio volverán a implementar la devolución para jubilados y beneficiarios de planes sociales en pagos con tarjeta de débito.

Según explicaron desde la Casa Rosada, habrá un “reintegro de hasta 700 pesos por cada tarjeta de débito asociada a un beneficiario”. Ese monto es el que, según sus mediciones, gasta cada jubilado en la compra de alimentos. “Como en cada casa suele haber dos beneficiarios, será una devolución de hasta $1.400”, agregaron.

En la negociación con las provincias, que habían objetado la decisión de Macri porque les quitaba recursos (la recaudación del IVA es coparticipable), se decidió que el dinero para los reintegros salga del Tesoro nacional.