Image default

Voraz incendio en la zona de El Bolsón

Se quemaron más de 3 mil hectáreas y avanza hacia Chubut. “La situación del incendio en Cuesta del Ternero, es desesperante”, dijo el jefe del Área Técnica del Splif, Nicolás De Agostini.

Brigadistas y bomberos continuaron trabajando ayer en la extinción de un importante incendio forestal que ya afectó a unas mil hectáreas de bosque, cerca de la localidad de El Bolsón, en la zona andina de Río Negro.

Los trabajos eran afrontados desde este domingo por brigadistas del Servicio de prevención y Lucha contra Incendios Forestales (Splif) de Bariloche y El Bolsón, además bomberos de varias localidades de la región.

Las llamas afectan un área de bosque y arbustos en la zona de Cuesta del Ternero, en el camino a la localidad chubutense de Maitén.

El fuego se desató a las 13:40 del domingo, aproximadamente, y rápidamente se expandió gracias a la intensidad del viento y a la falta de humedad en la vegetación.

Brigadistas de El Bolsón y de Bariloche, apoyados por bomberos de la zona, trabajaron con el auxilio de un helibalde, dos aviones hidrantes y un helicóptero.

El jefe del Área Técnica del Splif, Nicolás De Agostini, precisó que “la situación del incendio en Cuesta del Ternero, es desesperante. Sigue fuera de control y con comportamiento extremo debido a la sequedad del combustible y los fuertes vientos, la velocidad con que avanza es fuego es impresionante”.

“Estamos hablando de más de 3 mil hectáreas afectadas, ya pasó el poblado de Cuesta del Ternero, cruzó el arroyo y efectivamente va rumbo a territorio chubutense por las laderas del cerro Piltriquitrón”, graficó. En este sector, la situación se agrava por la presencia de cientos de hectáreas forestadas con pinos, que no han tenido limpieza en años y son proclives a quemarse rápidamente.

También señaló que  “trabajamos unas 90 personas del Splif; Servicio Nacional de Manejo del Fuego; brigadas del Chubut; Municipalidad de El Bolsón; Protección Civil y Policía. En este momento, se está haciendo un vuelo en helicóptero para delinear las acciones de mañana (por hoy)”, adelantó.

Aunque no lo pudo confirmar, De Agostini indicó que “habría una vivienda afectada por las llamas en Cuesta del Ternero”. En tanto, el jefe del cuerpo activo de Bomberos Voluntarios de El Bolsón, Jano Namor, confirmó esta mañana que también “se quemó un galpón del campo de la familia Ruiz” y que “varias de nuestras dotaciones están en ese sector y Valle Chico para defender las casas”.

Cabe destacar que también operaron cuatro medios aéreos: dos helicópteros contratados por el Servicio Nacional de Manejo del Fuego, que se abastecen de agua en una laguna cercana y dos aviones hidrantes que deben cargar agua en el aeródromo de El Bolsón.

De Agostini precisó igualmente que “el pronóstico climático para mañana tampoco es bueno, recién habría algo de lluvia el día miércoles”.

Otra de las novedades para este martes tiene que ver con la incorporación de maquinaria vial (prestada por un vecino de El Bolsón), que “permitirá hacer fajas cortafuegos en la zona alta de Cuesta del Ternero, con la premisa de evitar el avance de unos de los flancos del incendio”.

En coincidencia, los jefes operativos se reunieron hoy con sus pares del Chubut, a efectos de articular acciones en conjunto para el martes, incluyendo el despliegue de más brigadas en la cabecera principal.

Por su parte, el intendente de El Bolsón se mantuvo durante toda la jornada en comunicación permanente con la gobernadora Arabela Carreras, quien está pendiente del estado del siniestro forestal. En tal sentido, durante la tarde se articuló un comando de emergencias con funcionarios despachados desde Viedma y otros funcionarios del gobierno nacional, quienes estarán mañana en terreno “para definir nuevas estrategias de combate contra el fuego”.

Cabe recordar que el foco original comenzó en la tarde del domingo, en el asentamiento urbano conocido como barrio El Mirador, en el paraje Los Repollos, muy cerca del cruce de la ruta nacional 40 con el camino de ripio que conduce hacia El Maitén, cuando –de acuerdo a versiones de vecinos-, se escapó el control del fogón de algunos residentes que estaban haciendo un asado.