Image default

Vilma Ibarra: “El Estado va a recibir a las mujeres y las va a tratar con dignidad y con respeto”

La secretaria de Legal y Técnica de la Nación se emocionó hasta las lágrimas en su discurso previo a la promulgación de la ley 27.610 de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Tras referirse brevemente a la denominada Ley de los 1.000 días, quien además coordinó el equipo que redactó el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, fue la más aplaudida del evento.

“Vamos a promulgar la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que viene a dar respuesta a un gravísimo problema de salud pública que es el aborto clandestino”, comenzó la funcionaria nacional.

Ya con la voz entrecortada, Ibarra continuó: “Desde que recuperamos la democracia, más de 3 mil mujeres han dejado la vida en abortos clandestinos. Mujeres han visto afectada su salud y en esa clandestinidad se han sentido humilladas. Hoy venimos a reparar esto”.

“Hasta hoy, el Estado respondió con amenaza de cárcel, procesos penales y cárceles efectivas. A partir de ahora, el Estado va a recibir a las mujeres y las personas gestantes en su sistema de salud y las va a tratar con dignidad y respeto“, señaló.

Tras agradecer al presidente Alberto Fernández y a las distintas fuerzas políticas por “militar la sanción de las leyes y pelear los votos”, Ibarra se dirigió a los legisladores que votaron a favor y en contra y afirmó: “Agradezco por el debate respetuoso y por la falta de descalificación” .

Estamos muy orgullosos de sancionar una Ley que no violenta las creencias de nadie. Todo el mundo va a poder seguir viviendo y tomando decisiones conforme a sus creencias y convicciones, pero todo habrá cambiado, ya no tendremos muertes por abortos clandestinos y esa reparación que hace el Estado nos enorgullece enormemente”, agregó.

Para finalizar, luego de ser aplaudida por quienes asistieron al Museo del Bicentenario, en Casa Rosada, Ibarra se dirigió a “las jóvenes que salieron a las calles” y resaltó: “Esperamos dejarles a las nuevas generaciones un país un poquito más igualitario, un país que las va a tratar con más dignidad”.