Image default

Vila-Manzano y una visita secreta a la Rosada en pleno affaire por C5N

Mientras presentan documentación en los juzgados para quedarse con los medios del Grupo Indalo, fueron a Casa de Gobierno a pedir intervención oficial ante la AFIP. El plan de ajuste planeado.

José Luis Manzano es un hábil negociador. Históricamente ha visitado la Casa Rosada en gobiernos de diferente color partidario una vez fuera de la política. El jueves último, por la mañana, se lo vio salir de un despacho oficial junto a uno de sus socios, el mendocino Daniel Vila. Justo en el momento en el que el Grupo América entra en momentos de definición de varios negocios pendientes, uno de ellos, el desembarco en los medios audiovisuales del Grupo Indalo. Fueron con un objetivo: conseguir que el Gobierno destrabe en la AFIP el paso de manos de los medios de Cristóbal López. Se fueron con un “veremos”. Aunque en Balcarce 50 nadie logra identificar con claridad cuál sería la conveniencia de jugar a favor de los dueños del Grupo América.

Por la complejidad del escenario, toda la operación requiere máxima sabiduría en la esfera política y en la faz judicial. Por eso, el holding que también integra el dueño de Swiss Medical, Claudio Belocopitt, empezó a jugar fuerte en los juzgados comerciales, ya que la cesión de los medios de Cristóbal López tiene una traba comercial y una más fuerte en las inhibiciones de los bienes que mantiene el juez Julián Ercolini.

 

La documentación presentada en los juzgados, donde América refleja qué bienes le interesan. 

Letra P accedió además a partes del plan para esos medios, detalles que no fueron incluidos en los documentos que entregan desde diciembre a la Justicia, con la firma del abogado interno de América, Alberto González Estevarena. En la documentación que se publica en este artículo, el letrado reconoce ante la Justicia las reuniones con los gerentes del Grupo Ceibo, como el financista Ignacio Rosner, que están manejando las empresas de Indalo mientras López y su socio, Fabián De Souza, siguen en prisión. Y detalla que el interés primario de Vila-Belocopitt-Manzano está puesto en el paquete de medios audiovisuales en el que resaltan C5N, el canal de cable CN23 y las radios (POPMega Radio 10).

El trío empresario desembarcaría en Indalo con un plan de ajuste severo. El recorte de personal en las radios lo estiman en un 30% de la nómina. En C5N, el tijeretazo estimado va por la mitad de su plantel de trabajadores.

En CN23, la atracción no es la señal en sí misma sino, por el contrario, quedarse con una pieza que en el mapa de medios empezaba a sonar bajo la órbita de algunos interesados. Dicho de otro modo: quieren tenerlo para que no lo tenga, lo explota -y les compita- otro.

El abogado interpone como empresa que manejaría esos medios a Cortinker S.A., una firma del propio grupo. “Es posible realizar una propuesta satisfactoria para todas las partes”, concluye el escrito en el que cuenta el letrado sobre el due dilligence que está en marcha sobre los activos de Indalo.

Tal como adelantó Letra P, el pasivo de los medios es superior a los $1.500 millones. Y tiene otros inconvenientes, como los juicios laborales pendientes. Fuentes de la negociación contaron además que la idea central de América es recortar la planta de esos medios. Se habla de ajustes fuertes, por eso también se complica el proceso.

Los compradores aseguran que el esquema “superpoblado” se sostenía con una pauta oficial que hoy no existe. De hecho, más allá de las visitas a Casa de Gobierno, Cambiemos ha decidido manejar un perfil ultra reservado respecto a esta operación. Naturalmente, la apuesta de los compradores es lograr respaldo oficial para que la Justicia admita que la operación “es seria” y habilite el descongelamiento de los bienes, que permitiría el pase de manos.

 

La perla. El canal C5N, una obsesión dentro del paquete audiovisual. 

Respecto a los juicios de trabajadores, América confesó a los representantes de las figuras en juicio que “no pueden pagar lo que se pide”, aunque se mostraron abiertos a dialogar y discutir propuestas. Recientemente, se engrosó el pasivo por juicios: se sumaron $110 millones de la acción legal que inició Beto Casella, que se consideró despedido. Se agrega a los juicios de otros periodistas, como Marcelo Longobardi.

Los letrados de esos personajes consideran que es posible que Indalo pague, que debe hacerlo, y que no están dispuestos a resignar su parte del reclamo. Una de las ofertas es que la petrolera Oil –tiene el 93% de South Media, la titular de los medios de López- sea subrogante en los derechos. Es decir, en su rol de accionista y controlante, pague lo que hoy los medios no pueden afrontar porque no son sustentables financieramente. Todos estos temas se resolverán, según esperan, en un plazo máximo de 15 o 20 días.

Por Leandro Renou – LetraP