Image default

Vidal: “La fuga no hubiera sido posible sin la complicidad de una parte del Servicio Penitenciario”

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, aseguró que la fuga de los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez del penal de General Alvear tuvo que ver con los “mensajes” que envió su administración contra el narcotráfico y advirtió que en el hecho hubo “complicidad” del Servicio Penitenciario bonaerense.

Lo afirmó directa, enfáticamente, antes de que alguien se lo preguntara, en una conferencia de prensa que ofreció a las 16.30 en el salón de usos múltiples de la gobernación. Al lado de ella estaban el vicegobernador, Daniel Salvador, y los ministros de Seguridad, Cristian Ritondo, y de Justicia, Carlos Mahiques. Temprano, por la mañana, en la Casa Rosada el jefe de Gabinete, Marcos Peña, expresó el pleno aval del Gobierno a Vidal, aunque evitó involucrar al presidente Mauricio Macri y a la administración nacional en el escándalo bonaerense.

Vidal fue tajante en sus primeras palabras de análisis de la situación. “A lo largo de la campaña, me han escuchado hablar de narcotráfico y del Servicio Penitenciario. También han escuchado el compromiso de que esto va a cambiar. Lo que pasó el domingo es el resultado de las decisiones que tomamos. Nosotros le decimos no a la corrupción y sí a la lucha contra el narcotráfico. Eso tiene consecuencias, porque pelear contra las mafias tiene costos: la fuga es uno de estos costos. Sabemos que pueden suceder más situaciones difíciles, pero vamos a hacer lo que hay que hacer. No nos van a frenar. No los voy a defraudar.”

Luego de esa introducción, dijo que “la fuga no hubiera sido posible sin la complicidad de una parte del Servicio Penitenciario”. Sin embargo, cuando se le preguntaron nombres propios sobre tales complicidades, respondió: “No tiro nombres. Va a tener que avanzar la Justicia”. Pero insistió: “Una parte del SPB fue cómplice”. Y sostuvo que tal vez las causas haya que buscarlas en la serie de inspecciones que se realizaron en los penales bonaerenses y que motivaron la elaboración de la ley de emergencia penitenciaria, que tratará hoy la Legislatura.