Image default

Verbitsky: “No me parece que el Episcopado se muestre arrepentido”

El presidente del CELS, organismo clave de derechos humanos, desconfía de la Iglesia, luego de que se conocieran los archivos eclesiásticos sobre la última dictadura.

“Hay que esperar a ver el contenido de lo que desclasifican y el protocolo que aplicarán. La experiencia previa es desoladora. En la reunión que las dirigentes de Familiares Lita Boitano y Dora Salas tuvieron en el Vaticano sobre el tema con el sacerdote indicado por el Papa Bergoglio, monseñor Laterza les dijo que tenían pocas cosas y que el grueso eran las denuncias de las propias víctimas. Cuando ambas familiares de detenidos-desaparecidos insistieron en que de todos modos era importante porque se trataba de piezas de un puzzle, Laterza dio una voltereta y argumentó que era difìcil porque había una enorme cantidad de material y poco personal para procesarlo. Además les planteó que había que analizar también la responsabilidad de la guerrilla, defendió la conducta del Episcopado de entonces y del Nuncio Laghi y planteó que debía buscarse la reconciliación”.

“Si publican las cartas de los familiares -continuó Verbitsky-, habría que pedirles que publicaran también las respuestas horrendas que firmaba (el cardenal Raúl) Primatesta, acusando a las víctimas y defendiendo a los represores con el argumento de la ‘campaña antiargentina’. Y la prueba ácida es qué van a hacer con las actas de las reuniones de la Conferencia Episcopal y su Comisión Ejecutiva, donde discutían qué hacer con el tema, donde [el vicario castrense Adolfo] Tortolo justificaba la tortura con argumentos teológicos”.

“Sólo es cuestión de esperar y ver. No me parece que el Episcopado se muestre arrepentido ni reconozca su comportamiento vergonzoso en aquellos años, como tampoco lo hicieron las Fuerzas Armadas”, concluyó.