Image default

Venezuela cambia su moneda y lanza un aumento de impuestos

Según Maduro, son medidas para estimular la inversión, la producción y controlar la inflación. Le quitan cinco ceros a la moneda nacional y sube 35 veces el salario mínimo

Venezuela comienza a implementar hoy una batería de cambios económicos dispuestos por el presidente Nicolás Maduro, como la eliminación de cinco ceros a la moneda nacional, el bolívar, que llevará el apellido de “soberano”.

Con la reconversión, el Gobierno busca “facilitar” las transacciones económicas y comerciales en el país, sumergido en una hiperinflación, que según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) cerrará el año en 1.000.000 %.

El gobierno decretó este 20 de agosto no laborable para simplificar este proceso, anoche las entidades bancarias anunciaron un apagón electrónico que se prolongará hoy y las entidades financieras difundieron cómo serán los nuevos billetes. Desde hoy, la nueva familia monetaria convivirá con los billetes de alta denominación del actual hasta su extinción, pues los menores de 1000 bolívares ya no tendrán valor. Los salarios, precios de bienes y servicios y cheques serán ajustados a la nueva denominación de la moneda nacional.

Maduro indicó que esta nueva denominación del bolívar estará anclada al petro, como se llama la criptomoneda gubernamental, que tiene un valor “oscilante de 60 dólares o más” y cada una de ellas equivale a 3.600 bolívares soberanos o 360 millones actuales lo que arroja un cambio resultante de 6.000.000 de bolívares por dólar.

La medida de anclaje es otra de las apuestas de Maduro en el marco de su pretendido “milagro económico”, este conjunto de medidas que busca estimular la inversión, la producción y controlar la inflación.

El viernes, el jefe de Estado anunció además un abrupto aumento de salario mínimo: será hasta 35 veces superior al actual, lo que equivale a u$s 723 o 45, según las tasas oficiales actuales de referencia en el país. Además informó que entregará a la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) un proyecto de reforma de varias leyes para establecer el nuevo sistema tributario y fiscal con el que se aumentarán los impuestos al valor agregado, a la renta y a grandes transacciones.

Maduro anunció también la extensión del censo de transportistas hasta el próximo 30 de agosto y que en septiembre se definirá el inicio del aumento de la gasolina que será “progresivo” tras “perfeccionar” el nuevo sistema de pago del combustible.

Según la oposición, la hiper inflación hará inviable la reconversión y por eso el Parlamento, de mayoría opositora, le pidió al Ejecutivo y al Banco Central (BCV) frenar la medida hasta que se tomen otros ajustes económicos para solventar el déficit fiscal y detener la incesante subida de los precios. Los diputados de la Comisión de Finanzas calculan que al cabo de tres meses las nuevas denominaciones monetarias serán insuficientes para cubrir los costos de los bienes y servicios que, de acuerdo a la Cámara, se duplican cada 26 días.

Este hecho, particularmente, alimentó la hipótesis de posibles aumentos en el costo de productos y servicios subsidiados por el Estado como la gasolina, una sospecha que el mismo Maduro estimuló al anunciar su intención de limitar el subsidio y empezar a venderla a precio internacional.

Este paquete de ajustes es la apuesta del Ejecutivo para hacerle frente a la supuesta “guerra económica” que asegura que le hacen los empresarios, pero es igualmente insuficiente a ojos de economistas que ponen el foco en la magnitud de la crisis y destacan sus signos más fuertes como el hambre y el desabastecimiento generalizado.