Image default

Una operación política contra el PO y el FIT

El Partido Obrero responde a las denuncias de la concejal Licata

En diciembre pasado, la concejal Silvina Licata resolvió unilateralmente dejar de representar al Frente de Izquierda en la banca que ocupa en el concejo deliberante de Godoy Cruz. La única razón que esgrimió fue su voluntad de recibir integralmente la dieta y demás ingresos de dicha banca, rompiendo de esa manera con uno de los principios que hacen a las bancas obreras y socialistas del FIT: la percepción, por parte de quienes las ocupan, de un salario equivalente al de un trabajador. Este principio ha sido ampliamente difundido por nosotros, y hemos sido votados para cumplir con él. No concebimos a la acción parlamentaria como parte del carrerismo político de los partidos del sistema: asumimos, por el contrario, la representación popular, y no pretendemos por ello privilegio material alguno respecto de la condición social que vive el pueblo trabajador. Los recursos excedentes los aplicamos al apoyo de las luchas obreras y la construcción socialista.

Los parlamentarios del FIT asumimos ese compromiso voluntario al asumir, y así ocurrió en su momento con Silvina.

A contramano de este principio, en diciembre pasado Licata se apropió de los recursos de la banca y tomó el control de cuentas y recursos. Para ello, dio de baja todas las tarjetas preexistentes y las reemplazó por otras. Ahora, y cuando restan dos semanas para que Licata complete su mandato, aparece esta denuncia del todo inverosímil, puesto que desde hace casi cinco meses todas las cuentas y tarjetas se encontraban bajo su control.

Es evidente que asistimos a una operación política, dirigida a desprestigiar y ensuciar la lucha del PO y del Frente de Izquierda contra el ajuste de Macri y los gobernadores, y contra la construcción socialista en el seno de la clase obrera.

Rechazamos todas las denuncias de Licata y nos reservamos el derecho a proceder en forma legal contra las calumnias recibidas.

Partido Obrero Mendoza