Image default

Un juez obligó a un sanatorio a administrar dióxido de cloro

El polémico fallo preocupa a la comunidad médica porque puede sentar jurisprudencia.

En un histórico y tras meses de demanda por parte de un buen sector de la sociedad, el juez federal Javier Pico Terrero admitió como válida la medida cautelar presentada contra el sanatorio Otamendi y Miroli S.A. para que “administre los tratamientos prescriptos por un médico para un paciente en grave estado de salud que no había respondido a los tratamientos convencionales con oxígeno”. El profesional prescribió el uso del ibuprofenato de sodio, a través de nebulizaciones, y de dióxido de cloro (vía intravenosa).El fallo sienta un precedente histórico en nuestro país, donde las autoridades de la ANMAT y el Gobierno le han dado la espalda al uso de estas sustancias que han tenido resultados extraordinarios en Bolivia, México así como Ecuador y pese a que el nivel de letalidad del virus en Argentina sigue en alza.En un histórico y tras meses de demanda por parte de un buen sector de la sociedad, el juez federal Javier Pico Terrero admitió como válida la medida cautelar presentada contra el sanatorio Otamendi y Miroli S.A. para que “administre los tratamientos prescriptos por un médico para un paciente en grave estado de salud que no había respondido a los tratamientos convencionales con oxígeno”. El profesional prescribió el uso del ibuprofenato de sodio, a través de nebulizaciones, y de dióxido de cloro (vía intravenosa).El fallo sienta un precedente histórico en nuestro país, donde las autoridades de la ANMAT y el Gobierno le han dado la espalda al uso de estas sustancias que han tenido resultados extraordinarios en Bolivia, México así como Ecuador y pese a que el nivel de letalidad del virus en Argentina sigue en alza.

El profesional que había prescripto el tratamiento alternativo con dióxido de cloro, es el doctor Dante Converti quien detalló en su diagnóstico que esta persona tenía un “compromiso pulmonar severo, que recibió tratamiento convencional con oxígeno, pese a lo cual la saturación de hemoglobina continuaba por debajo de los valores normales” e indispensables para la normal respiración de una persona. Por ello, el médico solicitó tratamiento con ibuprofenato de sodio, a través de nebulizaciones y dióxido de cloro (CDS), por vía endovenosa, de acuerdo a protocolos específicos por el cuadro de situación para un paciente considerado “en muy grave estado”.
La solicitud original ante la Justicia Federal había sido presentada por los familiares y el propio médico, doctor Dante Converti. Ante el fallo judicial, profesionales de la Coalición Mundial por la Salud y la Vida (COMUSAV) se pusieron en contacto para ofrecer su experiencia en el uso del CDS por vía endovenosa. Esta institución es la gran defensora del uso del dióxido de cloro y ya cuenta con más de 30.000 profesionales sumado en unos 15 países donde logró constituirse, pese a la oposición de las grandes corporaciones farmacológicas.Desde buena parte de la comunidad científica se recibió con algarabía este fallo judicial qu esienta un precedente histórico para nuestro país, donde se sabe que muchos profesionales usan de manera personal estas sustancias pero no lo admiten en público por temor a las represalias del ANMAT y del poder económico de los laboratorios internacionales.El profesional que había prescripto el tratamiento alternativo con dióxido de cloro, es el doctor Dante Converti quien detalló en su diagnóstico que esta persona tenía un “compromiso pulmonar severo, que recibió tratamiento convencional con oxígeno, pese a lo cual la saturación de hemoglobina continuaba por debajo de los valores normales” e indispensables para la normal respiración de una persona. Por ello, el médico solicitó tratamiento con ibuprofenato de sodio, a través de nebulizaciones y dióxido de cloro (CDS), por vía endovenosa, de acuerdo a protocolos específicos por el cuadro de situación para un paciente considerado “en muy grave estado”.

La solicitud original ante la Justicia Federal había sido presentada por los familiares y el propio médico, doctor Dante Converti. Ante el fallo judicial, profesionales de la Coalición Mundial por la Salud y la Vida (COMUSAV) se pusieron en contacto para ofrecer su experiencia en el uso del CDS por vía endovenosa. Esta institución es la gran defensora del uso del dióxido de cloro y ya cuenta con más de 30.000 profesionales sumado en unos 15 países donde logró constituirse, pese a la oposición de las grandes corporaciones farmacológicas.

Desde buena parte de la comunidad científica se recibió con algarabía este fallo judicial qu esienta un precedente histórico para nuestro país, donde se sabe que muchos profesionales usan de manera personal estas sustancias pero no lo admiten en público por temor a las represalias del ANMAT y del poder económico de los laboratorios internacionales.