Image default

Un experto ruso explica la idea de Putin sobre la soberanía

El reciente comentario del presidente ruso, Vladímir Putin, sobre los países de la OTAN ha provocado una reacción contradictoria. ¿Por qué le recordó a Europa su falta de independencia en un momento en el que Europa lucha por el Nord Stream 2?

Al comentar las acusaciones de EEUU sobre la presunta violación del Tratado INF por Rusia, en su discurso anual ante la Asamblea Federal Putin dijo lo siguiente: “Ellos mismos infringen todas las normas, ellos mismos salen del acuerdo, y luego buscan una excusa y designan a unos culpables. Pero también movilizan a sus aliados para conseguir que solícitamente ‘gruñan’ junto a los estadounidenses sobre este tema”.

El subdirector del periódico ruso Vzglyad, Piotr Akópov, opina que los países de la OTAN están privados de plena soberanía no solo por su “solidaridad atlántica”, sino por el temor banal de un vasallo ante su señor.”Por lo tanto, incluso dándose cuenta de la desventaja para ellos de romper el INF, los países europeos de la OTAN se ven obligados a apoyar la posición estadounidense. Sí, el mismo presidente francés Macron puede decir públicamente que Europa será la principal víctima de la retirada de Estados Unidos del Tratado, pero luego su propio representante ante la ONU votará junto con Estados Unidos”, escribe el experto ruso.

Para Putin, Rusia tiene solo dos opciones: ser un Estado soberano o dejar de existir.

“De aquí nuestra actitud hacia aquellos que no tienen soberanía, ni al menos el deseo de luchar por ella. Esto no es arrogancia, es una mezcla de compasión, lástima y desprecio”, explica Akópov.

Desde 2014, Putin ha hablado repetidamente sobre la soberanía, expresando la confianza de que tarde o temprano la posición subordinada de Europa terminará porque no responde a sus propios intereses.

Según Akópov, Putin se dirige principalmente a la canciller de Alemania, Angela Merkel. La posición de Alemania, que por un lado es el núcleo y el motor de la Unión Europea, y por otro lado sigue siendo el satélite geopolítico estadounidense, no puede complacer a Rusia porque quiere construir relaciones estratégicamente beneficiosas para todos con el Estado principal de Europa. Y el principal obstáculo para esto es precisamente la falta de independencia, la soberanía limitada.Al mismo tiempo, a diferencia de la subordinación en materia de seguridad y defensa, económicamente, Alemania sí es un Estado soberano.

“Por lo tanto, por ejemplo, está defendiendo tan activamente el Nord Stream 2 ante Estados Unidos, porque es beneficioso para Berlín. Ningún intento de impedir su construcción a través de una apelación a motivos políticos funciona aquí”, prosigue el experto ruso.

Sin embargo, subraya que la dependencia geopolítica y militar es aún más importante que la independencia económica.
“Vemos esto en la guerra de sanciones, y en el tema del INF. La falta de independencia de la élite alemana no le gusta a Putin porque hace de Alemania un socio poco confiable. Esto es aún más evidente al compararla con Austria, pequeña pero igualmente alemana, cuyo liderazgo no solo apoya inequívocamente la cooperación con Rusia, sino que tampoco apoya a Estados Unidos en el mismo tema del INF”, concluye Akópov.

Fuente: Sputnik News