Image default

Un asado disfrazado de cumbre con demasiado olor a kirchnerismo

“Ahora todos se acuerdan del peronismo y son todos peronistas” chicanea el diputado Julián Domínguez en referencia al encuentro entre Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey, al que no fue invitado. Más allá de esa cuestión, lo cierto es a diferencia del gobernador de Salta, Massa siempre fue reticente al peronismo, hasta le costaba definirse como tal y el organizador del asado, Diego Bossio, un ex UCEDÉ, que cayó en el PJ de la mano del “Chueco” Mazzón, no parece otorgarle la seriedad que pretenden darle mediáticamente al convite disfrazado de cumbre

Hay varias hipótesis sobre el asado que mediaticamente desde el massismo quieren instalar como cumbre, la primera es que es el primer pasó en la estrategia que tienen los ex gobernadores José Manuel De la Sota y Ramón Puerta para a fines de febrero realizar un gran congreso peronista. Otros creen que es la manera que encontró Massa para acercarse a Urtubey, ya que el salteño es un dirigente con creciente imagen positiva según las encuestadoras. Lo de Bossio merece un párrafo aparte, no solo porque fue rescatado por “el Chueco” Mazzón y Alberto Pérez que lo trajeron al peronismo cuándo era un joven militante universitario y su ex jefa María Julia Alsogaray había abandonado la política por los motivos que todos conocemos, sino por su pésima gestión en la ANSES donde todavía no está muy claro en que condiciones dejó a la institución.

Más allá de estas especulaciones, solo Urtubey viene, desde hace mucho tiempo, hablando del peronismo y mostrando su intención de conducir el PJ. Massa en cambio siempre se mostró distante a la palabra peronismo, hasta que a principios del 2015, cuando se caía en picada su candidatura presidencial, donde primero Graciela Camaño, Ramón Puerta y el Fernando “Pato” Galamarini y más tarde José Manuel De la Sota lo rescataron y lo convencieron de “ser más peronista” con lo que logró mantener su candidatura en pie y hacer una excelente elección.

La encrucijada del diputado nacional es que por un lado mantiene un discurso muy similar al de Mauricio Macri pero también sabe que solo un peronismo fuerte lo puede mantener en la carrera presidencial y hasta hablar de unas PASO en el 2019 entre él y Urtubey, a quien ve como su contrincante generacional.

Volviendo a este asado, son muchos los que piensan que no es más que una movida de prensa, fuentes cercanas al gobernador salteño indicaron, enojados, que ellos no pretendían hacerlo público, otros comentan que es una operación de Massa para no quedar “tan pegado a Macri” por su viaje a Davos.

Lo cierto es que el peronismo se esta poniendo en marcha pero solo dará frutos si se comprende que esto se hace solo con unidad y aquellos que avalaron a Cristina Kirchner tienen que hacer una autocritica, como bien la hizo en su momento Massa o marcando las diferencias como hizo Urtubey.

Vale decír que tanto Puerta como De la Sota, los dirigentes más comprometidos con esta nueva etapa de la reconstrucción del peronismo, comentaron que este primer paso es alentador, pero que hay que ir hacia una cumbre de verdad y que todavía no están las condiciones para confiar en varios de los que van a participar de este asado disfrazado de cumbre, pero “todo lo que sea en pos de la unidad sirve” dicen y agregan “mientras sepan que le peronismo es algo más fuerte y comprometido que una simple puesta en escena en una paqueta ciudad balnearia como Pinamar, todo sirve”.