Image default

Tuvo sexo con un amigo de su hija durante una fiesta y luego usó “juguetes” frente a todos para complacerse

Rachel Lenhardt tiene 36 años, cinco hijos y es una exmaestra que se encuentra ante los ojos del mundo debido al escándalo que ocurrió en la fiesta de su hija.

Rachel organizó una fiesta en su casa para los amigos de su hija de 16 años y les ofreció alcohol, sexo y drogas. En abril, en el Condado de Columbia, Georgia, la mujer incentivó a los jóvenes a jugar Twister y puso entre las reglas que quien perdía se debía desvestirse.

Luego de que los menores se encontraran bajo los efectos de alcohol y la marihuana, la exmaestra tuvo relaciones sexuales en el baño de su casa con uno de los amigos de su hija, un adolescente de 18 años.

Sin embargo, la mujer no quedó conforme con lo sucedido y le dijo a los asistentes que “todavía seguía excitada” y subió a su habitación para bajar juguetes sexuales, los cuales usó frente a los menores de edad.

Tras esto, la mujer fue a su cuarto y se quedó dormida, pero despertó al sentir que uno de los adolescentes estaba penetrandola. Si bien en un inicio pensó que se trataba del joven con el que tuvo sexo anteriormente, luego descubrió que se trataba del novio de su hija.

Rachel pagó miles de dólares para evitar la cárcel y ha sido condenada a un año de tareas comunitarias.