Image default

Subastarán pantalones, corbatas y medias de Hitler

Las rematarán la semana próxima en Alemania. También venderán prendas que pertenecieron a su mujer Eva Braun y al comandante nazi Hermann Göring. 

Varios objetos personales del dictador Adolf Hitler y del comandante nazi Hermann Göring podrán ser adquiridos el próximo 18 de junio en una subasta en Múnich (Alemania), anunciaron hoy sus organizadores. El catálogo incluye zoquetes, corbatas y hasta calzoncillos de seda.

Según lo difundido por DPA, la casa de subastas Hermann Historica indicó que los artículos provienen de una colección del médico estadounidense John K. Lattimer, responsable de la asistencia médica a los acusados durante los procesos de Nuremberg que tuvieron lugar tras la Segunda Guerra Mundial. Wolfgang Hermann, copropietario de Hermann Historica, explicó al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung que obtuvo la colección a través de la hija de Lattimer.

Subastan en Alemania objetos personales de Hitler.

El diario británico The Sun informa que la subasta incluye medias y corbatas que pertenecieron a Adolf Hitler, junto a una selección de vestidos de su esposa, Eva Braun. También habrá un par de calzoncillos de seda de Göring, que serían ofertados por 400 euros (unos 6.300 pesos argentinos). El catálogo agrega unos pantalones de gran tamaño y un par de botas de cuero usadas por el comandante.

Subastan en Alemania objetos personales de Hitler.

La colección engloba, además, el recipiente de latón para ácido cianhídrico con el que Göring se suicidó poco antes de su prevista ejecución en Nuremberg. También incluye radiografías del cuerpo de Hitler (con un precio inicial de 700 euros u 11.000 pesos argentinos)  y el informe de la investigación realizado tras el atentado que sufrió el 20 de julio de 1944 y que fue organizado por el coronel conde Claus von Stauffenberg.

Subastan en Alemania objetos personales de Hitler.

“En los juicios de Nürnberger participaron tantas personas, personal de seguridad, médicos, psicólogos, que pudo ser que alguien se llevara algo”, explicó el historiador Andreas Mix, del Memorial de los Juicios de Nurenberg. “Se debe analizar la procedencia de los objetos, pero es algo de lo que se ocupa la casa de remates”, indicó. “Objetos históricos tienen naturalmente un aura y un objeto como el mazo del juez puede ser fascinante, pero otros objetos son de mal gusto, macabros y grotescos”, agregó.