Image default

Su hija organizó fiesta clandestina en su casa: quiso poner orden y murió

Ocurrió en Villa Allende. El dueño sufrió el paro cardíaco cuando trataba de desalojar a los asistentes, casi todos menores de edad.

Una fiesta convocada por redes sociales y que se realizó en una casa de Villa Allende, en Córdoba, terminó de manera trágica luego de que el dueño de casa intentara poner orden en medio del evento, que se había desbordado con por lo menos unas 600 personas dentro de la propiedad. El hombre se descompensó, sufrió un infarto y murió.

La fiesta había sido convocada por su hija adolescente, que había organizado una fiesta privada masiva a la que asistían menores de entre 13 y 16 años. En la invitación que vía WhatsApp se aclaraba que no se dejaría ingresar a mayores de 17 años. También se cobraba una entrada simbólica de 10 pesos y pedía que llevaran algo para tomar.

Daniel Aguirre, director de Seguridad Ciudadana de Villa Allende, contó que el hecho tuvo lugar en la madrugada del domingo. “Ingresó un llamado a las 2.30 de la madrugada, en el que se solicitaba una ambulancia. Un móvil nuestro que se encontraba en el sector, llegó hasta el lugar para ver por qué solicitaban una ambulancia. Allí constatan que se trataba de una fiesta clandestina. Entrevistan a un joven mayor de edad, que se identifica como el hijastro del dueño de casa”, relató el funcionario.

Aguirre dijo que el joven “reconoció que el papá había permitido a la hija a realizar una fiesta. Y que al parecer en la madrugada empezó a llegar más gente y se les fue de las manos. Ante esa situación, empezaron a tratar de que los menores se retiren del lugar y el hombre se descompone, según lo que manifiesta el chico al móvil que llegó en el momento”. Enseguida llegó la ambulancia y constató que en el interior de la vivienda había una persona desvanecida y comienzan con las tareas de reanimación, sin éxito.

Un joven que asistió a la fiesta, y cuya identidad no trascendió, contó cómo habría sido el momento de la descompensación del padre: “Yo vi al hijo del dueño tratando de echar a todos, pero al padre no lo llegué a ver”, contó el testigo y añadió que el hijo tendría unos 23 años, aproximadamente. “Se coló mucha gente. Y el padre al darse cuenta, trató de echar a todos. Empezó a decirles que se vayan, pero nadie le hacía caso”, añadió.

Este testigo dijo que en ese momento “sucedió el problema con uno de los chicos. (El padre) empezó a discutir con un chico de la fiesta. El hijo se mete en la discusión del padre y empuja al chico. El chico al caer empuja a su vez a una chica, que cae y se golpea la nuca con el piso. El chico se enoja y se golpearon con el hijo y con el papá”, relató el menor. Y continuó: “Me dijeron que el papá tenía problemas del corazón y que se asustó y entró a la casa. Y lo vieron caer. Ahí entró el papá de un amigo y empezó a hacerle respiración boca a boca”.