Image default

Stolbizer: “El miedo de Cristina Kirchner es que sabe no puede justificar su patrimonio”

La diputada nacional Margarita Stolbizer se refirió a la nueva denuncia que radicó contra la ex presidenta Cristina Kirchner, por enriquecimiento ilícito; y reafirmó sus críticas a Macri por los nombramientos en la Corte; señalando que entre una cuestión y otra, hay un trasfondo de degradación institucional que lleva a la corrupción y al crimen.

En relación con la denuncia, Stolbizer sostiene que la clase de ilícitos va acompañada de una corrupción estructural: “¿Por qué la Argentina llegó a un nivel de corrupción tan fuertemente instalada? – se pregunta -. Solamente por que eso viene en términos de derrrame de la corrupción en los niveles más superestructurales del gobierno. Muchas veces cuando se habla de los temas vinculados con la seguridad; yo digo: es imposible ir a reclamar por abajo lo que no se hace por arriba”.

La dirigente socialista sugirió que la generalización de la corrupción lleva a una aceptación social, que a su vez profundiza el problema, y que para realizar la denuncia le bastó con analizar documentación pública y oficial “que está al alcance de cualquiera”, por lo que le parece “increíble” que esas investigaciones no se hayan hecho en muchos casos de oficio.

En su presentación, apunta a una riqueza imposible de justificar por parte de la familia Kirchner, a la que además relacionó con una “voracidad patológica por el enriquecimiento personal”, y a la connivencia con una clase de empresarios vinculados a los negocios con el gobierno. Los Kirchner, dijo: “no tiene posibilidad real, concreta, ni jurídica de explicar el patrimonio que hoy tienen. Son personas que han vivido de la función pública. Los hijos, que no han trabajado nunca, que no han tenido ingresos, que no tienen capacitaciones; tienen hoy un patrimonio que en un país como la Argentina nadie podría justificar. Esto ha ido acompañado con la construcción de una nueva burguesía empresaria, vinculada a la obra pública y el juego. Hay hasta una patología en esto; cuando observo los niveles de voracidad, de avaricia, que solamente se ve en personas envueltas en una patología por el enriquecimiento personal”.

Consultada sobre qué diferencia hay entre esta denuncia y las anteriores, hechas por otros durante el gobierno de la ex presidenta, dijo: “Muchos se preguntan, si la causa por enriquecimiento ilícito fue cerrada, ¿por qué la presentamos nuevamente? Esto es diferente; las causas anteriores investigaban el incremento del patrimonio de un
año al otro. Nosotros trabajamos con declaraciones juradas que corresponden al período 2010-2014, y no nos enfocamos en el incremento patrimonial de un año al otro; sino en las irregularidades e inconsistencias que existen, sobre todo cotejando las declaraciones juradas que existen con el haber hereditario, o con los informes de la AFIP. Ahí es cuando vamos a encontrar inconsistencias muy grandes, que es lo que nos permitiría primero encuadrar eso en un delito penal, que es el falseamiento u coultamiento de la información que el funcionario público está obligado a poner en su declaración oficial. La herencia de Nestor Kirchner y sucesión de bienes, es otra cuestión a tener en cuenta: si aún no se formalizó, ¿por qué algunos de esos bienes ya forman parte del patrimonio de la ex presidenta?”, aclaró.

Además, apuntó a la complicidad de la ex mandataria, en relación a los negociados con los que se vincula a Nestro Kirchner: “Cristina Kirchner continuó con los negocios de Nestor, teniendo como socio a Lázaro Báez, un empresario investigado por lavado de dinero en Argentina, Uruguay, Suiza y Estados Unidos. Cristina y Nestor Kirchner tenían un matrimonio sostenido en base a negocios y a una misma concepción de ejercicio del poder. Cristina podría haberse desentendido de los negocios turbios con los que se asociaba a Nestor; pero ella era su socia: toda nuestra investigación se basa en documentación presentada desde el 2010 a la actualidad”.

Por último, la presidenta del partido GEN se refirió a los nombramientos por decreto de dos jueces de la Corte por parte del presidente Macri; lo que criticó duramente: “Tengo una postura crítica en relación con la constitucionalidad de la medida tomada por Macri. Pero más allá de eso, considero el nombramiento de los jueces de la Corte, un error político grave. Me espantan mucho más los argumentos con los que se justificó la medida, que la media en sí; cuando escucho que algunos me dicen “no, esto se hace por que en realidad no puede el presidente Macri tener un fallo en contra de la Corte”; ¿entronces estamos llenando las cortes con jueces que van a decirnos que sí a las cosas que proponemos? Esa explicación me ha parecido a mí, peligrosísima. Entonces insisto, ya no es solamente una cuestión de opinión jurísidica, hay una opinión política”.

En ese sentido, en relación a la reunión que mantuvo el presidente con la oposición, la diputada manifestó: “Yo salí muy conforme; lo vi muy bien a él. Primero la convocatoria, sabiendo que tenemos enormes diferencias, yo valoro muchísimo ese gesto como un cambio en la búsqueda de la normalidad democrática extraordinaria. Y me dio la
impresión de que no era simplemente una foto de ocasión para quedar bien; yo lo noté muy receptivo, discutimos sobre una agenda muy concreta, temas muy densos; hablamos en particular sobre temas vinculados con la corrupción, y él fue muy receptivo de todo lo que yo le planteé. Ahora, también hay que entender que cuando se empieza a degradar la institucionalidad, ahí se cuela el crimen y la corrupción, entonces me parece que no se puede dar un paso tan malo en términos políticos con una designación así. Y hoy cuando uno observa que los constitucionalistas más prestigiosos de la Argentina han salido a cuestionar esto, me pregunto ¿quién lo asesora?, ¿por qué no llamaron a alguno de estos constitucionalistas tan conocidos, y gente que además lo está apoyando? Yo me sentí en la obligación ética de plantear mi diferencia, por que si esto lo hubiera hecho Cristina Kirchner, la verdad que hubieramos hecho un escándalo. Tengo que ser honesta con la gente que hubiera esperado una reacción como la que hubiese tenido con cualquier gobierno. Esto no quiere decir que quito el apoyo que di el viernes pasado durante la reunión, o que creo en muchas de las cosas que se están haciendo; pero esto es un error político que termina dandole justificación al kirchnerismo que ha degradado las instituciones, que ha gobernado por decreto, para que
salgan hoy a cuestionarlo. ¿Qué necesidad había de darles la posibilidad de reposicionarse, si era claramente el momento de mostrar diferencias muy claras, que van más allá del estilo y del tono de voz?”