Image default

Sin cobertura de Pami para compra de medicamentos

Lo anunciaron anoche representantes de las cuatro organizaciones que agrupan a colegios de farmacéuticos y farmacias de todo el país

El final abrupto no estaba siquiera implícito en el comunicado del 16/12 de la Federación Argentina de Cámaras de Farmacia, que detalló el estado de la negociación:

“En una nueva reunión mantenida con CILFA a última hora de la tarde de ayer, 15 de diciembre, 1con el motivo de interiorizarnos de la marcha de las negociaciones y el pago de las prestaciones adeudadas en el convenio PAMI, nos informaron lo siguiente:

Se está avanzando en la prórroga del convenio vigente, manteniendo la metodología prestacional, con tope de gasto por segmento comprometiéndose el INSTITUTO a pagar 2.500 millones por mes.

Por la delicada situación económica de los jubilados, el PAMI necesita mantener las 6.000.000 millones de 11 unidades que entrega sin costo mediante la Resolución 337.

En el segmento Oncología, se está estudiando aplicar precios de referencia, sobre el cual está previsto aplicar un ajuste de precio de un punto inferior a la inflación.

En el segmento insulinas y tiras el compromiso es bajar el gasto de 1.300 a 900 millones.

Para la Resolución 337 se están evaluando dos opciones, precio de referencia o un mayor aporte de la industria que sería cercano al 30% del PVP.

Es importante destacar que por temas jurídicos y de tiempo, se implementaría una nueva prórroga anual al convenio existente y no nuevo convenio.

Se está analizando la creación de dos comisiones, una sería la comisión de seguimiento del convenio y otra de ética, las cuales estarían integradas por las Instituciones Nacionales representativas de las farmacias.

También se encuentra en estudio la posibilidad de cambiar la metodología aplicada para el cálculo del aporte de las farmacias, el cual sería proporcional al monto de venta en el convenio.

PAMI ha pagado la cuarta cuota de $1250 correspondiente a la deuda consolidada, de los cuales se destinarían 450 millones para pagar a las farmacias el segmento ambulatorio, además de otros 400 millones en la próxima semana.”

Sin embargo, este texto contrasta notablemente con el que fue difundido en la noche del martes 20/12:

“Comunicamos que habiendo concluido la anunciada reunión entre las entidades farmacéuticas y el Director Ejecutivo del Pami, y no habiendo obtenido de parte del Dr. (Carlos Javier) Regazzoni ninguna respuesta positiva a nuestras propuestas y reclamos para obtener un convenio sustentable sanitariamente, sostenible económicamente para las farmacias y que no afecte el bolsillo de los jubilados, sumado a que la Industria Farmacéutica no cumple con sus compromisos de pago a las farmacias generando una deuda que se mide ya en miles de millones de pesos, las farmacias de todo el país dejarán de otorgar crédito a los afiliados del Pami a partir de la hora cero del miércoles 21 de diciembre.

(…) el Pami y la Industria Farmacéutica no prevén ningún cambio en el actual modelo de prestación de medicamentos, salvo la intención de reducir de manera sostenida la cobertura del 100 por ciento que alcanza a la gran mayoría de sus afiliados, lo cual plantea un escenario que no hace más que asegurar la continuidad de una situación crítica que las farmacias ya no pueden seguir sosteniendo a riesgo de su propia subsistencia.

(…) Esperamos que las autoridades nacionales y la Industria Farmacéutica, responsables ambos del convenio, den en el más breve plazo las respuestas que resultan necesarias para revertir el actual estado de cosas, que ha llevado a esta decisión de las farmacias que se aplicará a partir del miércoles 21 de diciembre”.

Hace un par de semanas había aparecido un reclamo por falta de rentabilidad de las farmacias.

Lo ejemplificó el presidente del Colegio Farmacéutico de Córdoba, Germán Daniele, quien dijo: “De 30 puntos que gana la farmacia, nosotros aportamos 17 al Pami. Somos una de las economías más sobreretenidas. Siempre tenemos muchas incertidumbres a la hora de cobrar. La farmacia paga 15 días y terminamos de cobrar a los 90 o 100 días. Eso va a en contra de las posibilidades de muchas farmacias pequeñas y medianas de seguir el convenio y darle servicio a los jubilados”.

Cuando le preguntaron acerca del convenio con el Pami, que vence el 31/12, Daniele respondió: “Ya se está cayendo”.

Según él, el total de lo reclamado supera los $2.000 millones en todo el país y que las farmacias buscan, además, mejores condiciones en el contrato 2017.

Antes de reunirse con Regazzoni, los representantes de la Confederación Farmacéutica Argentina, la Federación Argentina de Cámaras de Farmacia, la Federación Farmacéutica de la República Argentina y la Asociación de Farmacias Mutuales y Sindicales de la República Argentina, difundieron un documento ratificando su acreencia de $ 2.000 millones.

Y mencionaron, por escrito, su “amenaza al servicio a los jubilados, pero no por falta de compromiso profesional, ni defensa corporativa, como algunos quieren mostrar, sino por simple necesidad. Los medicamentos que se entregaron a los beneficiarios del PAMI durante los meses de septiembre, octubre y noviembre, ya fueron pagados con recursos de los profesionales, sin respaldo de nadie, ni los laboratorios, ni la obra social. A muchísimas farmacias ya les están cortando las cuentas de sus droguerías y los dejan sin reposición de medicamentos para atender a sus pacientes, sean o no pacientes del PAMI”.

Agregaron que, desde septiembre, el Pami no regulariza los pagos.

Dijeron que “ahora mismo los farmacéuticos sostienen la prestación de la obra social más importante del país con dinero de sus bolsillos”.

Y apuntaron contra la industria farmacéutica: “Por cuestiones comerciales o de propio beneficio, paga tarde y de manera incompleta lo que le gira el Estado. ¿A quién debemos acudir como profesionales y como ciudadanos para que esto cambie por un convenio sustentable, de perfil sanitario, con reconocimiento al trabajo profesional, que pague por medicamentos de calidad y que resguarde los recursos públicos?”.

En definitiva, desde la 0:00 las famarcias dejaron de atender a los afiliados de PAMI porque la obra social “no ha cumplido con sus compromisos de pago”.

María Isabel Reinoso, presidenta la Confederación Farmacéutica Argentina (Cofa), explicó: “Las farmacias fuimos abonando a las droguerías con fondos propios pero ya no tenemos crédito, entonces las droguerías dejaron la semana pasada de reponer”.

Miguel Angel Lombardo, titular de Facaf: “Comunicamos que al no haber obtenido de parte de Regazzoni ninguna respuesta positiva a nuestras propuestas y reclamos para obtener un convenio sanitariamente sustentable, económicamente sostenible para las farmacias y que no afecte el bolsillo de los jubilados, las farmacias de todo el país dejarán de otorgar crédito a los afiliados del PAMI a partir de la hora cero del miércoles 21 de diciembre”.

Él agregó algo que, en el fondo, cuestiona todo el discurso de Regazzoni, al sostener Lombardo que el PAMI y la industria farmacéutica “no prevén ningún cambio en el actual modelo de prestación de medicamentos, salvo la intención de reducir de manera sostenida la cobertura del 100% que alcanza a la gran mayoría de sus afiliados, lo cual plantea un escenario que no hace más que asegurar la continuidad de una situación crítica que las farmacias ya no pueden seguir sosteniendo a riesgo de su propia subsistencia”.

Reinoso describió que “los laboratorios, productores de los medicamentos y quienes reciben el dinero de PAMI, deberían entregar a las farmacias notas de créditos para que nosotros podamos pagar con eso en las droguerías, pero desde septiembre que no completan los pagos”.

Aseguró que “lo que fuimos haciendo las farmacias es pagar con nuestros fondos a las droguerías, pero muchas ya no tienen ese dinero ni notas de crédito, por lo que algunas droguerías dejaron de entregar. Esto no sólo afecta a los afiliados al PAMI, sino a todas las personas porque las droguerías no reponen sólo los medicamentos de los jubilados sino todos”.

La farmacéutica sostuvo, además, que “otro tema que preocupa es que aún no se ha definido el convenio de cobertura de medicamentos para el año próximo, por lo que las farmacias no sabemos en qué condiciones vamos a poder dar nuestro servicio; suponemos que se va a mantener la cobertura al 100% de los remedios para jubilados pero no en qué condiciones”.