Image default

Sigue la vergüenza: se volvió a postergar la final de la Copa Libertadores

La Conmebol ha pospuesto nuevamente el juego luego de que el equipo xeneize alegara una desigualdad de condiciones en su encuentro como visitante.

“No están dadas las condiciones para jugar. Se posterga sin fecha”anunció el presidente del máximo ente continental del fútbol sudamericano en diálogo conFox Sports.

La decisión, entonces, fue tomada luego del pedido oficial de Boca para no jugar el encuentro, porque varios de sus jugadores, principalmente el capitán Pablo Pérez, quedó lesionado en el ojo izquierdo y con el 40 por ciento de la visibilidad.

Domínguez convocó a los presidentes Rodolfo D´Onofrio (River) y Daniel Angelici (Boca) a la sede de Conmebol en Asunción del Paraguay para acordar cuándo se dará continuidad a la serie, que se había iniciado hace quince días con un empate 2-2 en La Bombonera.

“Tenemos un pedido anterior del Gobierno nacional de Argentina respecto de no jugar en la semana del G20”, aclaró, sin dar demasiado detalle sobre cuándo se haría la reprogramación.

“Es una vergüenza que estemos hablando de esto por unos inadptados, no voy a sacar el foco a los hechos que han ocurrido, pero es una vergüenza la imagen que se ha mandado al mundo porque esto no es el fútbol, entendemos lo contrario, los profesionales trabajan y enseñan con sus ejemplos dentro y fuera de la cancha. Hoy nos encontramos que tenemos evaluar que hay desigualdad de condiciones, creemos que el partido, cuando entren los once de cada club tiene que ser en igualdad, que genere confianza y que no haya ninguna excusa”, justificó.

“No hay igualdad deportiva entre los dos equipos que han llegado acá porque han sido mejores que todos sus rivales”, agregó.

Domínguez, D’Onofrio y Angelici se encontrarán el martes a las 10 en Luque, ciudad sede de la Conmebol, para definir la nueva fecha de la superfinal. Las primeras versiones indican que podría disputarse el sábado 8 de diciembre.

El próximo fin de semana es prácticamente imposible por el operativo de seguridad que se desplegará en Buenos Aires por la realización de la cumbre presidencial del G 20.

El campeón de la Libertadores 2018 debe participar del Mundial de Clubes FIFA que se realizará del 12 al 22 de diciembre en Emiratos Árabes Unidos. El debut del equipo argentino será el martes 18 en la ciudad de Al Ain, de modo que la superfinal debe jugarse con la suficiente antelación para preparar ese compromiso.

Domínguez remarcó que a Conmebol le “importa el deporte, el juego, tiene que dar las condiciones para que ambos clubes puedan jugar”. “Tenemos un hecho nuevo, tenemos reportes médicos, y como ayer ambos equipos dijeron que no querían jugar sin estar en igualdad de condiciones, tomamos esta decisión”, finalizó a través de Fox Sports.

Al momento del anuncio de Domínguez, el público de River había iniciado su ingreso al estadio “Monumental, y cuando por los altoparlantes se confirmó la noticia, el abucheo fue generalizado.