Image default

Sigue el desastre en Santa Fe por las inundaciones

El agua no cede y afecta desde hace tres semanas a la provincia

Santa Fe está colapsada por las severas inundaciones que sufre desde el fin de semana. Al menos 70 localidades de esa provincia están afectadas por el agua que cayó, tras un fuerte temporal que azotó a la zona. Arroyo Seco fue una de las ciudades que más sufrió el embate del clima: decenas de pobladores llegaron a reclamarle en forma desesperada a su intendente por la falta de obra pública.

La caída de agua afecta a gran parte del país desde hace más de un mes. Según estimaciones públicas y privadas, la campaña agrícola ya podría representar pérdidas de entre 1.100 y 1.750 millones de dólares, con fuertes pérdidas en Santa Fe, pero también en Córdoba y Buenos Aires.

Se estima que habrá una baja en casi cinco millones de toneladas de soja cosechada, lo que representará unos U$S 1.750 millones menos. A eso se deberán sumar las pérdidas de la cuenca lechera en la provincia de Santa Fe. Rafaela, una de las principales ciudades tamberas, sufrió la caída de 429,2 milímetros de agua entre el 15 de diciembre y el 15 de enero.

Se trata de 1.400 tambos lecheros afectados por las graves inundaciones en Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires. La cifra es llamativa, porque implica que por día se dejen de producir 1.800.000 litros de leche. Y creen que si en enero continúan con dificultades por las tormentas, esa cifra trepará a 54 millones de litros menos de leche producida.

El secretario de Protección Civil de Santa Fe, Marcos Escajadillo, señaló a radio Latina que en muy pocas horas cayeron 350 milímetros en varias localidades santafesinas. El funcionario aseguró que se trabaja con maquinaria pesada e ingenieros hidráulicos para “ayudar a que baje el agua”. Las zonas más complicadas son Arroyo Seco, en Santa Fe, y La Emilia, en Buenos Aires.

Además, otras localidades como Peblo Esther, Chabás, Firmat, Murphy, Elortondo, Wheelwright, Labordeboy, Miguel Torres, entre otras, se vieron seriamente afectadas por el fenómeno climático.

Las tormentas provocaron inundaciones en Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires.

Desde la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (CarsFe) aseguran que si se hubieran hecho obras se podría haber mitigado el impacto de las tormentas. “Hay que dejar de pensar en el corto plazo, en resolver las cosas para dos años y que luego se arregle el próximo gobernante”, cuestionó Gustavo Vionnet, titular de CarsFe.

Los campos sufren la caída del agua en la provincia de Santa Fe.

Ante esta situación crítica, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz,prorrogó por decreto la emergencia hídrica y criticó a la provincia de Córdoba por las inundaciones que afectan a su distrito. Además, reclamó que el Ejecutivo intervenga para dar una respuesta a los anegamientos que dejaron pérdidas millonarias.

La Emilia, provincia de Buenos Aires, una de las zonas más afectadas por las inundaciones.

En tanto, desde el Gobierno anunciaron una convocatoria de la Comisión de Emergencia Agropecuaria, que buscará adoptar medidas ante las inundaciones que afectan a la provincia de Santa Fe. La reunión fue convocada por el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, para el próximo jueves.