Image default

Serrana, la capital brasileña de la vacunación contra el Covid-19

Serrana, una pequeña ciudad brasileña localizada en el interior del Estado de São Paulo, es el escenario de un estudio epidemiológico único en el mundo. El 97% de la población adulta, es decir, unos 28.000 voluntarios, están siendo vacunados bajo la supervisión del Instituto Butantán, uno de los principales centros públicos de investigación de Brasil. Les contamos detalles del experimento. 

El objetivo es valorar la eficacia de la Coronavac en el combate de la mayor pandemia del siglo, que ya ha causado más de 353.000 muertes en Brasil. Se trata de la vacuna importada desde China gracias a la insistencia del gobernador de São Paulo, João Dória, y pesar de la resistencia del presidente Jair Bolsonaro. Hasta la fecha, la Coronavac representa el 80% de las 26 millones de dosis aplicadas en todo el país.

“Somos privilegiados y agradecemos mucho este proyecto, que nos va a ayudar a quedarnos inmunizados. Serrana es en este momento la ciudad más segura de Brasil”, afirma Ângela Maria dos Santos Lucas, una trabajadora doméstica de 54 años, que en otra ciudad tendría que esperar semanas o meses para ser vacunada.

Hace un mes las escuelas se han convertido en centros de vacunación. Hasta el 11 de abril se aplicará la segunda dosis en todos los voluntarios. Solo después de esta fecha, los médicos e infectólogos del Instituto Butatán, que coordinan esta investigación pionera, podrán sacar conclusiones.

“Serrana fue subdividida en 25 pequeñas áreas. Estamos analizando la cobertura inmunológica de cada una de ellas para determinar si este proceso de vacunación masiva puede ayudar a alcanzar la llamada inmunidad de rebaño y a reducir los casos graves, las hospitalizaciones y las muertes”, explica Marcos Borges, director del Hospital de Serrana y coordinador del Proyecto S.

Serrana es una ciudad dormitorio y sus habitantes circulan en toda la región para trabajar, especialmente en Riberão Preto. Al inicio de la pandemia fueron realizadas pruebas masivas de coronavirus, que revelaron que había un porcentaje muy alto de contagios. Por esta razón y por estar cerca de la sede de la Universidad de Paulo de Riberão Preto, la localidad fue escogida para realizar el experimento.

El Instituto Butantán también intenta determinar cuán eficaz es la vacuna contra las mutaciones del coronavirus, sobre todo la cepa P1, que apareció en la ciudad amazónica de Manaos y que ya es responsable por más del 60% de los casos de contagio en São Paulo.

El alcalde de Serrana se muestra muy optimista. “A lo largo de los últimos 10 días, el municipio ha registrado en torno de un 55% de disminución de los casos graves. Creemos que es un resultado bastante importante, si tenemos en cuenta que ni siquiera acabamos el segundo ciclo de vacunación”, señaló Leonardo Capitelli el día de la grabación.

Mientras tanto, los últimos datos confirman el éxito del experimento. Desde la semana pasada, no hay ningún paciente entubado. Además, los pacientes llegan a los centros de salud con síntomas menos graves. Cerca del 90% de los casos ahora son leves y moderados.

Los resultados de este estudio epidemiológico pueden influir en la lucha contra el Covid-19 en Brasil y en todo el mundo. De hecho Israel, que ha sido un ejemplo mundial en la vacunación, ha mostrado interés por este proyecto y, a través de su consulado, están estableciendo una especie de colaboración internacional con los científicos del Instituto Butantán.

Mientras, los habitantes de Serrana siguen cumpliendo las medidas de cuarentena obligatorias y esperan poder retomar cuanto antes una vida social con más abrazos y menos distanciamiento.