Image default

Sergio Braga, dirigente de los municipales despedidos en La Plata: “No saben para dónde van”

Carlos Tórtora, director de Informador Público, entrevistó a Sergio Braga, uno de los dirigentes reprimidos por la policía bonaerense en La Plata. 

CAT: ¿Qué es lo que está pasando en La Plata con los despedidos municipales? Porque ustedes están empezando un movimiento.

SB: La verdad es que sí. Por ahí, en alguna causa o cosa se tiene razón desde la municipalidad, porque por había algunas cuestiones de la gestión anterior que se tienen que corregir. Pero no se está usando un buen criterio para corregir, porque no hay ningún canal de diálogo abierto. Nosotros somos laburantes de la municipalidad, y nada… te despiden con mucha improvisación, porque dentro de los que trabajan en la municipalidad de La Plata hay mucha gente que es potable, gente que ha sido despedida de mala manera.

CAT: Para empezar: ¿qué cantidad de despidos se han realizado en La Plata?

SB: Bueno, son 4500 compañeros que se han despedido de la municipalidad.

CAT: ¿Todos los despedidos estaban en planta permanente?

SB: Algunos sí y los que dejó en los últimos meses la anterior gestión y otros eran temporarios. También hay personas con ocho años de antigüedad que vienen siendo temporarios que no eran de planta permanente. Pero te estoy hablando de algunos que tiene ocho años, porque la anterior gestión no duró ocho años y hay algunos que son temporarios desde hace diez u once años.

CAT: Sí, sabemos que después la justicia les suele reconocer la estabilidad. No tengo bien los números, pero hay municipios que tienen alto número de despidos.

SB: Sí. Por ejemplo, Quilmes tiene 1000.

CAT: ¿Puede ser que Merlo tenga 3000 y pico?

SB: Sí, Merlo tiene 3000, si son parecidos los números, el problema es que, digo yo, que no hay un criterio sano, no hay sentido común a la hora del despido.

CAT: ¿Acá, entonces, en el conurbano, se ha formado una masa de despidos de cuánto?

SB: Creo que serán más o menos entre 15000 o 20000 compañeros que están despedidos.

CAT: ¿Esto hasta ahora?

SB: Claro, estoy hablando puntualmente. Yo sólo voy a hablar por La Plata, donde han sido 4500 compañeros los despedidos, pero en Quilmes puedo decir que son 1000.

CAT: ¿Y en La Plata qué inician? ¿Un movimiento, una protesta, una línea, qué es lo que van a hacer?

SB: Desde hoy a la mañana, estamos charlando con distintos gremios, y un grupo de compañeros se acercó a la municipalidad de La Plata para intentar tener un diálogo y fueron y los reprimieron. Hay compañeros heridos, muchas personas con balas de goma en la espalda, porque los han tirado cuando la gente corría, no de frente, porque no tiraban para detener a alguien, sino en la espalda.

CAT: ¿Y después, si no hay reincorporación, negociación, ustedes cómo siguen esto?

SB: Entonces entraremos en plan de lucha. Hoy nos juntamos un grupo de compañeros a definir qué hacemos el lunes.

CAT: ¿Cuál es el plan de lucha? ¿La calle?

SB: Sí, la calle, tratando de llevar un diálogo, ¿no? Porque acá nadie quiere ir a discutirle nada al Gobierno municipal, ni al nacional, ni provincial. Uno lo que quiere es dialogar, porque en su campaña, en su spot publicitario, prometieron diálogo. Claro, por ahí, políticamente, en la gestión anterior no teníamos diálogo claro. Hay muchas cuestiones que nosotros trabajamos desde la municipalidad ofreciendo servicios y también haciendo la parte social. Por ejemplo, en el barrio donde yo vivo, los pibes nuestros vendrían a ser los pibes chorros, porque salimos todos los días en el diario. Son marginales y yo no quiero discutir otras cuestiones. Quiero discutir el bienestar de los pibes nuestros, que dejen de ser chorros, que pasen a formar parte, que se los integre a la sociedad, que dejen de ser marginales. Tenemos la esperanza de poder discutirlo. No nos dan hasta ahora la oportunidad. Veo mucha improvisación desde la gestión.

CAT: ¿Ustedes qué cantidad de ñoquis tienen?

SB: Puede haber uno que otro ñoqui, pero la mayoría de mis compañeros del partido son laburantes. Yo los conozco laburando. Nos conocemos de la municipalidad, de ir de venir, de los pasillos de la municipalidad, del trabajo, de la gestión. Porque cuando uno está trabajando en la municipalidad, está gestionando; entonces nos conocemos de la gestión. Después, si hay ñoquis, es cuestión de usar el sentido común, usar otro criterio. Insisto en que hay mucha improvisación, porque no conocen la gestión. No tienen ni idea de cómo se gestiona. Es lo que estoy viendo y es lo que presiento. Entonces, por eso toman ese tipo de actitudes de reprimir, de desemplear sin convocar a gente idónea, gente que tiene años en la municipalidad, que uno le puede preguntar: “che, ¿estos fulanos trabajaban? ¿Qué tarea realizaban? ¿Lo has visto acá en la municipalidad?” Gente de 20 o 30 años que ha pasado por todas las gestiones y no les importa ni les interesa. No toman un criterio de gestión. Están haciendo las cosas como les parece, improvisando, como diciendo “probamos acá y si hay problemas corregimos”. Pero en el “corregimo”s hoy los reprimieron a unos compañeros y se fueron con un par de balas de goma en la espalda.

CAT: ¿No fueron a iniciar acciones judiciales por los despidos?

SB: Estamos tratando de organizarnos para ver hoy a las cinco qué medidas tomamos. Ojalá que haya un diálogo donde nos permitan  expresar, contar estas cosas que estamos contando, que nosotros necesitamos discutir primero nuestro laburo y después las cuestiones barriales, las cuestiones sociales, discutir las cuestiones laborales pero también hay que discutir las cuestiones barriales.

CAT: O sea, ustedes poco a poco van a funcionar como movimientos sociales, entonces.

SB: Y, desgraciadamente, tomaremos el rol que se tomó en el 2001, para convertirnos de nuevo en agente sociales. La verdad que es una pérdida de tiempo para nosotros y una pérdida de tiempo para esta gente que asumió. No les sirve a ellos ni nos sirve a nosotros, porque en el piqueterismo, en el andar de nuevo otra vez dando la lucha, pasa el tiempo, no sólo el nuestro sino también el de nuestro vecino. Porque la ciudad de La Plata sigue siendo un caos en cuanto a la basura, sigue siendo un caos en cuanto a los servicios y se sigue usando una improvisación terrible. No saben para qué lado disparar. Eso uno lo ve. Hay basurales que tienen casi 25 días.

CAT: Claro pero a los que recién empezaron uno los disculpa, ¿no?

SB: Bueno, ahí, en ese punto, yo digo que ellos tienen gente potable. Hablo como vecino, porque enfrente de mi casa tengo un basural y no quiero tener un basural. Anteayer tenía calor y no podía abrir la puerta porque se me venía un olor a podrido bárbaro…

CAT: Vamos a decir que, a diferencia de los piqueteros del 2001, acá hay una masa de gente que más bien es de clase media.

SB: Exactamente, clase media.

CAT: ¿O sea que hay una diferencia entre este movimiento y el anterior?

SB: Exactamente, con la diferencia de que el gobierno anterior, cuando se fue en el 2001, dejó clase media baja y hasta pobre, y este gobierno que se fue dejó clase media. Ésa es la diferencia entre un gobierno y otro.

CAT: ¿Son peronistas en su mayoría?

SB: Sí, clase media peronista en su mayoría. Hay una diferencia entre kirchneristas y peronistas.

CAT: Pero no hay mucho kirchnerista, ¿o sí?

SB: No, acá somos peronistas, pero nos duele el hambre y nos duele la miseria del otro. No quiero decir que a los demás no les duela, pero tenemos nuestras diferencias.

CAT: ¿Y ustedes dicen que esto va a generar un movimiento en todo el conurbano?

SB: Seguro que va a generar un movimiento en todo el conurbano. Es triste, porque habría que ponerse a gestionar no a estar discutiendo estas cuestiones. También uno hasta por ahí quiere discutir los nuevos precios que hay porque nunca nos dicen la inflación real que hay, porque siguen escondiendo la inflación. El gobierno anterior la escondía, ahora estos también la están escondiendo.

CAT: ¿Y ustedes están en contacto con los despedidos a nivel nacional?

SB: Hoy a la tarde viene un grupo de Quilmes a juntarse con nosotros y ahí seguramente vamos a empezar a juntarnos con los distintos grupos del Gran Buenos Aires que han quedado despedidos.

CAT: Porque también están los despedidos a nivel nacional, digamos.

SB: También están los despedidos a nivel nacional y los despidos a nivel provincial, y también vamos a empezar a organizarnos.

CAT: O sea que esto es complicado, tiene muchas variantes.

SB: Tiene muchas variantes, pero miremos los tres niveles nacional, provincial y municipal, donde no hay un criterio sano y sí mucha improvisación. No tienen un buen criterio de gestión, no saben para dónde van. Vemos desde la municipalidad de La Plata muchos lugares y organismos con los cargos desocupados. Lo peor es que no tienen firma y también hay lugares que están acéfalos, que están manteniendo directores para que se queden un tiempo más pero no tienen firma. O sea que es como si no estuvieran, y eso es lo que está pasando y a ningún medio se lo informan. En el mientras tanto, la gente que va a sufrir es la gente común, es la gente que menos tiene. La navidad en mi barrio no fue la misma navidad, ni año nuevo, del año pasado. Después de las 7 de la tarde no había nadie, no había más que comprar, no había más dinero para gastar, y todavía no había empezado el desempleo. Y ahora que empiezan a dejar gente desempleada, no sé qué va a pasar. Ayer un funcionario de barrio decía que el costo político a la ciudad de La Plata le significa 188 millones de pesos. Esos 188 millones de pesos se volcaban para una ley que quiere justificar 50 millones de pesos en ñoquis, pero había otra parte del dinero que había gente que lo cobraba porque trabajaba. Esos 130 millones restantes se volcaban en la gente. Las nuevas autoridades parecen una mujer despechada; no miran para dónde van. Está bien, están enojados con la anterior gestión pero no se enojen con el intendente, la gente que está discutiendo hoy en la calle su puesto de laburo. Es gente que vive mes a mes. Si el anterior intendente hizo cosas que no tenía que hacer, déjenselo a la Justicia pero no al tipo común que va a laburar todos los días.

CAT: ¿Entonces ustedes creen que todo esto se va a sindicalizar, se va a convertir en una especie de movimiento social, sindical o de tipo político?

SB: Yo creo que se termina convirtiendo en un movimiento social, y que terminará haciéndose político.

CAT: O sea, muy parecido al anterior pero esto sería más de clase media…

SB: Sí, más clase media. Vos sabes cuál es el tema. Que después digan que uno no los deja gobernar y en base de eso justifiquen todos sus errores. Digo yo ¿no estaría bueno que se sienten a dialogar, que ordenemos las cuestiones? No hay mezquindad de parte nuestra. Desde el empleado municipal no hay mezquindad, cuida su fin de mes, vuelve a trabajar y hace un trabajo honestamente.

CAT: ¿Y el sindicato? ¿Dónde queda el sindicato?

SB: Mirá, el sindicato municipal de La Plata tiene tres direcciones en la intendencia. De esa forma están manejándose el sindicato y el intendente. Y al otro día que revelaron las tres direcciones automáticamente salieron los despidos.

CAT: ¿O sea que el sindicato colaboró con el intendente?

SB: Y… para mí sí, porque si tiene tres direcciones, habrá cobrado esas tres direcciones para permitir los despidos de los compañeros que echaron.

CAT: Otro problema más. ¿O sea que ustedes no están representados?

SB: Desde un lado se están dando las discusiones y por ahí podemos llegar a representación gremial. Esperamos que tenga eco esto y que podamos llegar a tener una representación gremial. Pero la representación gremial no es la representación social que pretendemos nosotros, porque ellos tienen que dialogar con nosotros, tienen que abrir una mesa de diálogo. Como yo te digo, hay mucha gente que llega a trabajar, hace su trabajo, gente honesta que vive mes a mes, que no son millonarios y que por eso están defendiendo su puesto de trabajo.

CAT: ¿Acá los despedidos son del mismo nivel salarial?

SB: Convengamos en que por la ley municipal el empleado municipal tiene uno de los sueldos más bajos del país. El básico en la municipalidad de La Plata son 4300 o 4400 pesos y con los descuentos llega a 3800 pesos al mes.

CAT: Claro, pero han echado gente de más plata también.

SB: Sí. Habrán echado a uno que como mucha plata cobraba 10 mil pesos. No es que no hubiera grandes sueldos por las categorías por la ley que tiene el municipio, el arreglo entre los sindicatos y el empleado. Por ahí teniendo régimen de horario llega a cobrar 6 mil pesos un obrero con categoría y por ahí una hora extra llega a los 10 mil.

CAT: O sea que salarialmente están debajo de muchos sindicatos obreros.

SB: Pero debajo de cualquier escala salarial, la más baja de todas es ésta.

CAT: Claro, lo que pasa es que son clase media porque socialmente es otro ambiente nada más que por eso.

SB: Claro, porque la gestión hoy va formando intelectualmente. Por ahí hemos asistido a algún curso gremial de oratoria o de administración, operador de PC, que nos ha dado para poder brindar una mejor gestión.

CAT: Pero técnicamente están debajo del promedio de cualquier sindicato.

SB: Claro son los salarios más bajos de cualquier escala salarial.

CAT: ¿Y ustedes qué piensan, que esto se redirigirá o que el gobierno ya se embaló y ya no queda otra?

SB: Yo, la verdad, espero y tengo la ilusión de que corrijan, que por intermedio de estas notas que uno da tengan la oportunidad de corregir. Tienen que tener otro tiempo, otra manera de manejarse. No de la forma que se están manejando, escuchar un poco más.

CAT: ¿Ustedes hablaron con gente de La Cámpora?

SB: No, a La Cámpora hasta medio los evitamos.

CAT: ¿No hablaron con políticos?

SB: Sí, algunos son militantes políticos; algunos de mis compañeros son militantes políticos. En el caso mío, yo era subdelegado de San Lorenzo pero no político de alto rango.

CAT: ¿O sea, es un movimiento que es auténtico, no son parte de una estructura, no dependen de ningún aparato político?

SB: No, somos compañeros laburantes.