Image default

Seabed Constructor viaja a Sudáfrica con familiares: no haría el reflote del ARA San Juan

El barco noruego de la firma norteamericana Ocean Infinity ya partió rumbo a Johannesburgo. Los familiares que están a bordo serán recibidos en la Embajada argentina.

El buque “Seabed Constructor”, perteneciente a la empresa estadounidense Ocean Infinity, abandonó hoy el área de búsqueda del ARA San Juan tras haber concretado el hallazgo del submarino a 900 metros de profundidad, y partió con rumbo hacia Sudáfrica, informaron fuentes de la Armada.

El barco noruego empleado en las tareas que permitieron localizar la nave de guerra argentina, desaparecida desde el 15 de noviembre de 2017 con sus 44 tripulantes, puso rumbo hacia Ciudad del Cabo y según explicaron la travesía demandará 12 días.

Luego de recuperar el último dispositivo sumergible autónomo que continuaba en operación, la embarcación partió de la zona en la que fueron localizados los restos del submarino, tras operar operar durante 70 días en aguas de la Argentina.

Los tres familiares de los tripulantes que se desempeñaron como veedores continuaban a bordo y descenderán del buque al llegar al puerto de Ciudad del Cabo. Fuentes de la Armada señalaron en tanto que lo mismo sucederá con los tres observadores destacadas en la unidad por parte de la fuerza.

“Los observadores y los familiares veedores desembarcarán en esa ciudad y, con apoyo de la Agregaduría Naval Argentina en Sudáfrica, de la Embajada y del Ministerio de Defensa, serán trasladados de regreso a nuestro país”, informaron desde la fuerza.

En cuanto a la información aportada por la empresa a partir del hallazgo, fuentes cercanas a la investigación que lleva adelante la jueza federal Marta Yáñez, en la localidad santacruceña de Caleta Olivia, señalaron que “con las imágenes” suministradas de los restos del San Juan sobre el lecho marino “cumplieron el contrato”.

En las últimas horas se especulaba con que la empresa “renegociara” el contrato para realizar las tareas de remoción y recuperación de los cuerpos de los 44 tripulantes. El pliego establece que no se los contrató a para encarar las tareas de “reflote” y rescate de los cuerpos.