Image default

¿Scioli organizó el asado-cumbre de Urtubey y Massa?

El asado entre Juan Manuel Urtubey y Sergio Massa le dio mucha información a los medios políticos durante este fin de semana, pero detrás de lo que desde el massismo quisieron disfrazar de cumbre peronista, se encontraba Alberto Pérez, operador y hombre de confianza de Daniel Scioli.

Alberto Pérez, el ex jefe de gabinete de la provincia de Buenos Aires, máximo operador y hombre de mayor confianza de Daniel Scioli, hizo de la infiltración al esquema massista un arte, tal es así que hasta en cierto punto y con los resultados sobre la mesa, se puede decir que hizo que le costara la presidencia al ex intendente de Tigre. Entre sus jugadas más audaces está la de infiltrar al ex ministro, Juan José “Juanjo” Álvarez, en el massismo donde llegó a oficiar de jefe de campaña por un buen tiempo o poner al ex alcalde de Avellaneda Baldomero “Cacho” Álvarez, como uno de los armadores para el interior del país, quien intentó desarticularle cada provincia que pisó.

Para no perder la costumbre y con un Daniel Scioli debilitado por la situación en la que dejó la provincia de Buenos Aires y marginado por no querer definirse, tal como hizo siempre, Alberto Pérez puso en marcha una estrategia, pero esta vez no para controlar a Sergio Massa a quien ve, como muchos, muy cerca del presidente Mauricio Macri, sino para intentar cercar al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, que ya dijo que está dispuesto a ir por la presidencia del Partido Justicialista, incluso enfrentando a Cristina Kirchner y José Manuel De la Sota, los otros dos que se perfilan para ese objetivo. La idea de salteño es proyectarse así para pelear en el 2019 la presidencia de la Nación.

Lo cierto es que la jugada que infantilmente fue vendida como una cumbre, no fue más que un asado organizado por uno de los funcionarios más cuestionados de la gestión de Cristina Kirchner, el ex titular de la ANSES, Diego Bossio, quien intenta venderle un buzón de cuatro ambientes (como se dice en la calle) a Sergio Massa, que si bien no compra, también ve la posibilidad, al igual que Scioli, de tener cerca a Urtubey para tratar de controlarlo y además intenta así no quedar pegado a Macri y lo que pueda llegar a venir con los conflictos sociales que se avecinan por los ajustes que están en marcha.

Pero lo que no se hizo público, tal vez porque muchos medios deban devolverle ciertos favores a Bossio y a su ex millonaria caja de la ANSES por la pauta publicitaria que tenía con distintos comunicadores, es que el verdadero convocador del “meeting” fue Mauricio Mazzón, hijo del mítico operador todo terreno del peronismo, Juan Carlos “Chueco” Mazzón, que usó el respeto que todavía muchos dirigentes sienten por su apellido y usando a Bossio que no tiene problemas en disfrazarse de peronista, hicieron punta en la organización de este asado-cumbre en la ciudad balnearia de Pinamar.

Entonces, cualquiera que conozca por dentro el sciolismo sabe que Mazzón y Bossio responden a Alberto Pérez y este a su vez a Daniel Scioli, por lo tanto, al famoso asado-cumbre peronista, sin lugar a dudas, lo organizó Daniel Scioli.