Image default

Scioli dejó una deuda de $ 5.000 millones a las cajas previsionales privadas

Ya lejos de poder bonaerense, el esquema de financiamiento que utilizó Daniel Scioli para sobrellevar la compleja economía de la Provincia y capear su candidatura a presidente comienza a salir a la luz.

Fue una forma de sobrevivir en una administración para nada ordenada y mucho menos desendeudada. La estrategia fue exprimir recursos frescos de las cajas previsionales de los colegios profesionales bonaerenses.

Si bien los números exactos los tiene el ministro de Economía, Hernán Lacunza, especialistas estiman que la deuda puede alcanzar unos $5.000 millones tomados de estas cajas previsionales privadas al que aportan unos 300 mil profesionales.

La denuncia la amplifica el abogado Jorge Luis Vitale, especialista en temas previsionales. “Las cajas cedieron fondos millonarios al gobierno a cambio de vales innegociables del Tesoro bonaerense”, explicó Vitale. Se trata de similar procedimiento al consumado por el gobierno de Cristina Kirchner contra los fondos jubilatorios de la ANSES.

El mecanismo se comenzó a ejecutar con mayor intensidad a partir de 2011 y se incrementó hacia el final del mandato de Scioli. Con la anuencia de los presidentes de las cajas, los ministros de Economía de Scioli tomaron cuantiosos fondos de las cajas previsionales de escribanos, médicos, abogados, odontólogos, ingenieros, agrimensores, arquitectos, y bioquímicos agravando el riesgo financiero de estas entidades.

Vitale aseguró a La Política Online que, a costa del vaciamiento de estas cajas, hoy colegios como el de Abogados requieren de diez aportantes para otorgar una jubilación. “Les dicen ‘las cajas de las viudas’ porque la situación en la que están estas cajas hace que los profesionales se terminen jubilando a los 70 años y finalmente la jubilación la cobran las viudas”, ejemplifica el abogado.

Si bien las cajas son netamente privadas, el Estado tiene la facultad de supervisar la administración de cada una, carácter que le facilita mantener latente la posibilidad de intervención, que es uno de los caminos para acceder a los fondos.