Image default

Schmid , otro curioso vínculo entre el Vaticano y la reunificación de la CGT

Secretario General de la Confederación Argentina de Trabajadores de Transporte (CATT) desde que Hugo Moyano le bajó el pulgar al ‘traidor’ Omar Viviani, Juan Carlos Schmid surge como coprotagonista de la reunificación próximo de la Confederación General del Trabajo. Mientras gana protagonismo, Schmid cumple con un curioso rito de todo sindicalista peronista: estrechar vínculos con la Iglesia Católica Apostólica Romana, en especial con el Vaticano: él presentó un libro, titulado “El Mensaje del Pescador”, acerca del Papa Francisco y la Doctrina Social de la Iglesia.

Juan Carlos Schmid es un dirigente sindical que acompaña a Hugo Moyano desde los tiempos del MTA (Movimiento de Trabajadores Argentinos, junto al ya fallecido colectivero Juan Manuel Palacios), enfrentado a la conducción cegetista en días de Carlos Menem.

De todos modos, Schmid no es de choques frontales y rupturas como Moyano -estilo que tiene su versión más negativa en el vástago Pablo Moyano– sino de negociaciones intensas. Schmid nunca hubiese confrontado con Cristina Fernández de Kirchner tal como decidió Moyano luego del fallecimiento de Néstor Kirchner, aunque hay que aclarar que Moyano lo hizo para sobrevivir cuando le arrojaban encima el escándalo suizo de evasión de capitales de Covelia.

Pero Schmid intentó evitar la fractura aunque cuando no logró impedirla,eligió quedarse con su amigo, a diferencia del taxista Omar Viviani o el abogado-diputado nacional Héctor Recalde, quienes se fueron con Cristina.

De todos modos, Schmid mantiene su enfoque de que la ruptura fue perjudicial para todos. A Schmid se lo presenta como quien puede reunir el consenso suficiente para garantizar la reunificación de la CGT. Schmid fue quien anunció, durante la reciente movilización del sindicalismo: “Más de 350 mil trabajadores”, y leyó el documento consensuado.

Él es muy cauteloso al respecto aunque no oculta es que el modelo sindical necesita una reforma que ayude a una representatividad más confiable a través de mecanismos democráticos de resolución de conflictos internos.

Schmid es secretario general del Sindicato de Dragado y Balizamiento, y titular de la Federación Marítima Portuaria y de la Industria Naval de la República Argentina (FeMPINRA)

A la vez es el secretario general de la Confederación Argentina de Trabajadores de Transporte (CATT) , en una conducción que también integran Sergio Sacia, de la Unión Ferroviaria (UF), como secretario adjunto;Facundo Moyano, líder de la Juventud Sindical, como secretario de Prensa, además de Roberto Coria (de Guincheros), como tesorero.

Es interesante el enfoque de Schmid sobre el proyecto de legislación antidespidos que avanza en el Legislativo pero que Mauricio Macri ha prometido vetar, aunque le ocasione un gran costo político: “Obviamente que la ley no sirve para crear empleo, pero si para poner una contención. El empleo se genera con políticas económicas. Pero cuando uno observa el comportamiento de las variables económicas no tiene la sensación, ni la certeza de que en el 2do. semestre esto va a ser superado. La inflación es un problema latente y si no se llega a encauzar se produce una crisis política. Los antecedentes los tenemos del gobierno anterior. El dialogo es fundamental para destrabar cualquier problema de proyectos y salarios y sobre el tema de despidos creo que hay otra vías, por ejemplo la judicial.”

Schmid es crítico de la ausencia de Luis Barrionuevo de la reciente movilización sindical: “Se equivoca en su actitud porque podría haber hecho las mismas declaraciones pero sin bajarse del acto y cumplir con su compromiso de participar. A mi también me pareció una vergüenza que algunos sectores participaran, una contradicción muy gruesa de quienes hace unos meses nos consideraban una aristocracia obrera. Deberían ser más honestos en sus posiciones”.

Schmid cree que  la movilización “dejó una agenda sindical que tiene nuevas y antiguas demandas y fundamentalmente dej{o un llamado de atención a las fuerzas políticas con representación en el Congreso, al Ejecutivo, al sector empresario y también un llamado al fortalecimiento de la unidad sindical”.

El sindicalista acaba de presentar en la Feria del Libro, Sala Alfonsina Storni, Pabellón Blanco, su libro “El Mensaje del Pescador”, que trata sobre reflexiones a partir de la Encíclica Laudato Si, del papa Francisco.

Editado por el Centro de Integración, Comunicación, Cultura y Sociedad (CICCUS), según Schmid su texto trata “de un mundo que mantiene los males de la exclusión, el consumismo, el medio ambiente y su cuidado, y un movimiento obrero, que debe tomar en cuenta su llamado al dialogo y buscar soluciones a todos estos problemas”.

Schmid -apostando a renovar el vínculo entre catolicismo y peronismo-, a la encíclica papal le adjuntó la “Oración del General Perón”, del V Congreso Eucarístico Nacional. Para el objetivo de refuerzo del vínculo conJorge Omar Bergoglio, el sindicalista incluyó al periodista Sergio Rubin, al ex ministro de Trabajo en días de Raúl Alfonsín, Carlos Alderete, quien además redactó el prólogo del libro, y al ex embajador argentino ante el Vaticano e histórico dirigente de ATE y CTA, Carlos Custer.

Acerca de la reunificación sindical, Schmid prefiere que nadie se apresure:”Siempre se dijo `y para qué nos vamos a juntar, esto no tiene que ser un amontonamiento’, y ahora tenemos una agenda común. Es un trabajo lento, complejo, de mucha paciencia que se inició hace 1 año atrás y que desembocó en el encuentro del hotel Castelar, de ahí el nombre del grupo. Lo que hay que ver es cuáles dirigentes encarnan mejor la defensa de esa agenda”.

Definitivamente, Schmid cuestiona al kirchnerismo residual. Evaluando el ciclo histórico reciente, Schmid dice que no hubo una continuidad entre el gobierno de Néstor Kirchner y los 2 de Cristina Fernández: “Basta con ver algunas de las leyes que se impulsaron en los últimos años que hubieran sido impensadas en otros momentos del kirchnerismo. Por ejemplo, el blanqueo de capitales que legitimó la impunidad de aquellos que se enriquecieron a costa de la evasión. La sanción de una ley antiterrorista que abrió la puerta a la judicialización de la protesta social. Y no se abordaron las cuestiones que aún estaban pendientes desde la etapa de Néstor Kirchner. Entonces, a pesar de tantos años de crecimiento económico, hubo 5 millones de compatriotas por debajo de la línea de la pobreza, 1 de cada 3 trabajadores siguió estando en negro, y hubo una crisis de infraestructura desnudada en la tragedia de Once, las inundaciones en La Plata y Ciudad de Buenos Aires, el choque de trenes en Castelar y la explosión en Rosario. Cristina Fernández dilapidó un capital político muy importante. Y seguimos soportando un modelo fiscal que parece de la Edad Media: los pobres financian al Estado a costa de los ricos.”

Acerca del modelo sindical que viene, un debate que inició la CGT de Moyano en una comisión que lideró Schmid, dice: “Es necesaria una reforma del modelo sindical. Pero hay que estudiar bien cómo hacerla porque el funcionamiento de las organizaciones sindicales es muy diverso y complejo. Hay organizaciones que están estructuradas en forma de sindicato único, hay otras que se constituyen a través de confederaciones, hay sindicatos de base… Pero acá se le pide democratizaciòn a la dirigencia sindical, cuando los colegios de abogados o de los médicos lucen siempre las mismas caras y no hay una presión hacia esos sectores como sí la hay hacia nosotros.”

Fuente: Urgente24