Image default

Sandra Muñoz es la primera mujer que integra la conducción de la Policía del Chubut

“La mirada de una mujer siempre es distinta. Somos detallistas”, dijo. Aseguró que al cargo que hoy ocupa “llegué gracias a mi trabajo. En la fuerza siempre se me respetó más allá del cargo”. Muñoz es hija de un policía retirado y admitió que su cargo no deja de ser motivo de emoción.

Es mamá de dos hijas adolescentes. Hace 27 años que ocupa distintos cargos en la Fuerza. Su perfil se fortaleció cuando por largo tiempo fue jefe de la Comisaría de la Mujer.

Hoy, la comisario mayor Sandra Fabiana Muñoz es noticia por protagonizar un hecho histórico: asumió como Directora de Recursos Materiales y se transformó así en la primera mujer integrante de la Plana Mayor de la Policía del Chubut.

“Este logro se lo dedico a mi familia”, dijo. Sandra Muñoz repasó, en una entrevista con Jornada, los lugares en los que se desempeñó en lo laboral y recordó que en una oportunidad, trascendió en medios nacionales por ser también la primera mujer que se hacía cargo de una comisaría del interior. Estuvo a cargo de la Seccional en la localidad de Sarmiento. Es hija de un policía retirado y admite el orgullo mutuo por compartir la misma pasión: servir al prójimo desde el trabajo.

Valora la relación con sus compañeros y reconoce cada gesto de sus hijas sabiéndose ausente en muchas oportunidades debido a las lógicas obligaciones laborales. “Mi carrera se ha caracterizado por todos los desafíos que he tenido en los 27 años de servicio. Consciente de que al lugar que estoy ocupando hoy llegué con el esfuerzo y con el trabajo”, expresó.

Desde sus orígenes Muñoz trabajó en distintas comisarías de Trelew. También en la División Judicial, en donde cumplió una tarea netamente administrativa. Fue jefe de una comisaría de Tecka con jerarquía de subscomisario. Allí tuvo el título, también, de “primera mujer” a cargo de una seccional del interior. “Ese cargo me permitió tener otra mirada. Era el trabajo social, el directo con la gente, que es distinto a lo que estaba acostumbrado a tratar en la ciudad”. Para ellos era “la” comisario. Era un acontecimiento que una mujer estuviera a cargo de una comisaría”.

Luego repitió el cargo en la comisaría de Sarmiento. No obstante, la comisario admite que su destino “se marcó fuerte” cuando asumió la jefatura de la Comisaría de la Mujer. “Ahí hay que manejar una temática que es netamente social y no es fácil. No estaba acostumbrada porque lo nuestro se basaba en lo judicial. Se encara la prevención desde otro lugar. Un tema muy sensible como lo es la violencia familiar”, resaltó.

“Después de eso tuve la oportunidad de que me trasladaran a Sarmiento, volviendo al ruedo en una comisaría con un movimiento judicial y administrativo. Con otra realidad, con otra gente, con otro personal. Un lugar donde nadie me conocía. En la comisaría de la Mujer era conocida pero allá no. Era más enigmático saber quién era esa mujer que venía a Sarmiento y a conducir una comisaría. Tuve el placer de tener buenos compañeros de trabajo que me ayudaron a tener una buena gestión”, expresó.

Con el tiempo, Muñoz llegó a la Jefatura de Policía, lugar que desconocía. “Lo veía desde lejos. Me desempeñé en el área Personal. Aprendí otro trabajo, pasé a la división de Ceremonial y fue un trabajo que realmente me gustó. Lo disfruté como cada uno de los lugares que voy. De a poco me permitió ir conociendo otra realidad de esta jefatura de policía”, remarcó.

Muñoz consignó que tuvo allí, también, el gran orgullo que la designaran jefe de área. “Primero de Logística y el acontecimiento dio que hoy sea la directora de Recursos Materiales. Nuevamente es un hecho histórico. Una mujer no había llegado hasta hoy a integrar la plana mayor de la Jefatura de policía”, explicó.

Se refirió a la situación de ser mujer en un cargo jerárquico. “La mirada de la mujer siempre es distinta. Somos más detallistas. Buscamos que quien esté trabajando con nosotros esté bien. Que tenga la tranquilidad y la comodidad edilicia. También, saber que alguien lo va a respaldar: lo humano”, sintetizó.

Con una sonrisa afirmó: “Las mujeres somos natas conductoras de nuestras familias. Vemos la economía, la vivienda, el quehacer diario. Creo es totalmente distinto el trabajo de una mujer en este lugar. También,- se relaciona a lo estético: las comisarías en las que falta pintura o algún detalle. Con poco a veces uno hace mucho. Hay lugares que falta un color distinto o sillas. Hacen también al humor y al ánimo del empleado que está en ese lugar”, ejemplificó.

La comisario admitió sentirse siempre respetada durante su carrera, cualquiera sea el cargo que ocupase. “Más allá de la jerarquía, la Fuerza me ha respetado como persona. He tenido mis momentos de lucha como todo. Desde que salí de la escuela de Cadetes tuve en claro la meta y el objetivo a llegar. Integrar la Plana Mayor y el día de mañana. por qué no, la conducción de la Fuerza. Fue lo que me motivó para hacer el aporte. Trabajé para llegar donde hoy estoy. Agradezco al comisario retirado Juan Luis Ale, jefe de Policía y al subjefe Luis Avilés que me permiten estar a cargo de una dirección”, dijo.

“También –apuntó- gracias a mis compañeros. Recibí muestras de afecto y cariño. Es un gran desafío. Mi familia aún no dimensiona lo que significa. Mi hija lo traduce diciendo que por primera vez una mujer ocupa un lugar que siempre fue de hombres. Se abren caminos, es duro. No es fácil. Yo calculo que es una institución que a lo largo de los años se ha caracterizado por ser ocupada por los hombres. Hoy hay otra apertura, otra mirada. Tengo que sostenerme. No tengo que demostrar nada pero sí aportar los años y la experiencia que tengo para hacer cambios”, precisó.

Desde lo personal y sus expectativas, Sandra Muñoz dijo que espera hacer una buena gestión. “Si me critican, tendré que conjugarlo con lo positivo”. dijo, a la vez que enfatizó: “Dedico este logro a mi familia. Siempre fue incondicional. Cuando uno trabaja en un lugar que le gusta y quiere como yo quiero esta institución, se puede. Hoy estoy con estos sentimientos de mucha emoción. Mi papá es retirado de policía. El momento que estamos viviendo remonta sus 30 años de retirado. Me da consejos y me acompaña”, concluyó.

Es éste el tercer cargo en que Sandra Muñoz se convierte en pionera. Un hecho histórico en las áreas policiales se vivía en Sarmiento el 28 de marzo de 2013: asumía Sandra Fabiana Muñoz como jefe de comisaría. En 2001 se había convertido en la primera mujer de Chubut con el mayor cargo en dependencias policiales, aquella vez en Tecka. Ante la atenta mirada de todo un pueblo ocupó idéntico cargo, sentando allí también un antecedente. Nunca una mujer estuvo a cargo de esa comisaría. El acto fue el jueves 28 coincidiendo con el cumpleaños de Magalí, la hija de Muñoz. Fue por eso una jornada doblemente importante para la comisario, que se refirió al orgullo de tamaña responsabilidad.

Tres años después, logró insertarse en la Plana Mayor de la Policía del Chubut. #

Mujer , madre y comisario

Más allá de su imagen detrás del uniforme de policía que transmite muchas veces frialdad, Sandra Mu- ñoz es una mamá como cualquiera. Tiene dos hijas adolescentes y admite haber sufrido por las llegadas tarde a los actos de la escuela y por no estar en momentos importantes para sus niñas.

“Nacieron con una mamá policía. A veces es difícil porque cuando pasa algo malo somos todos incorporados a una misma bolsa. Era también una carga para ellas”, describe. Y agrega: “Muchas veces no era lindo. Con el correr del tiempo, les demostré que su mamá había elegido una profesión distinta. A lo mejor podría haber sido otra cosa pero el destino quiso que eligiera ser policía y que completara una carrera”.

A las palabras de Sandra, se suman las de Magaly, que a través de las redes sociales, le dedicó a su mamá un texto muy emotivo: “Nuevamente lo lograste, transitás por un camino lleno de complicaciones… Con lágrimas, con alegrías, con triunfos y derrotas, pero nunca te diste por vencida, luchás por lo que querés y por lo que te merecés, porque a pesar de todo amás lo que hacés y lo demostrás todos los días. “Por primera vez una mujer”… Esta frase lo dice todo. Gracias por enseñarme que con esfuerzo todo llega. Te quiero y acá estoy apoyándote como siempre, muy orgullosa de vos”.

La comisario dedica cada uno de sus logros a su familia. No se olvida de los compañeros de trabajo y agradece la confianza que los actuales jefes depositan en su persona. Tiene un gran desafío por delante pero no esquiva enfrentar las circunstancias de vida.