Image default

¿Rossana Artero mintió una vez más?

Las vacaciones de la intendenta Rossana Artero prometen convertirse en un nuevo y grave escándalo político, luego de que la jefa comunal capitalina admitiera ayer que se había tomado “sólo cinco días hábiles de vacaciones entre el 1º de marzo y el martes pasado”. Hasta ahí, en apariencia, nada que cuestionar.
El tema sobre las vacaciones de la intendente trascendió el martes de manera confusa en algunos medios nacionales, que cuestionaron que Artero se haya ido de vacaciones sin decir cuándo regresaba.
No era así

Sin embargo, ese no era el eje, ni mucho menos. Jornada accedió a la Resolución 00118/17 firmada por la propia Artero el pasado 24 de marzo, que complica sobremanera la institucionalidad.
Es que la jefa comunal dice expresamente en el primer párrafo que “se ausentará de la zona por trámites inherentes a la comuna”, por lo cual designó al secretario de Gobierno, Oscar Casanova, al frente del municipio. De las vacaciones, ni una palabra.
Es decir, Artero informó que se iba por temas municipales pero terminó yéndose diez días de vacaciones a una playa de la Riviera Maya mexicana. Aunque otros dicen que estuvo en Perú. Es más, ayer, la propia intendente lo admitió: “Parece que algunos están muy interesados o preocupados por mí. Me tomé cinco días hábiles, desde el 1º de marzo, mis vacaciones, como le corresponden a cualquier persona. Dejé a cargo, como corresponde, al secretario de Gobierno y el día de ayer (por el martes) regresé”, dijo Artero en declaraciones a la prensa.
Sola

Artero se complicó sola porque admitió que se fue de vacaciones cuando, la resolución que ella misma firmó, asegura que se fue de viaje por “temas inherentes a la comuna.”
La intendenta capitalina dijo ayer que ella no anda “ocupándome de si otros se van de vacaciones o si no se van. No pretendo tener aduladores permanentes que me digan que está todo hermoso, porque uno sabe que así no se puede gobernar. Yo acepto las críticas, pero siempre que sean certeras y con respeto”, afirmó.
Ahora, se estima, la intendenta deberá explicar por qué firmó una resolución en la que dijo que se iba por trabajo y, finalmente, terminó disfrutando de la hermosa arena blanca de la Riviera Maya o las maravillas de Perú
Resta aguardar ahora qué reacciones dirigenciales dispara esta nueva polémica generada por la jefa comunal.

Fuente: DJ