Image default

Rompió el silencio la mujer que denunció a Cristian Pavón: “Abusó de mí dentro de un baño”

Marisol Doyle contó su versión de los hechos ocurridos con el delantero de Boca, quien negó todo mediante un comunicado

Marisol Doyle, la joven que demandó a Cristian Pavón por abuso sexual, habló por primera vez en los medios y adelantó que irá hasta las últimas consecuencias. “Lo quiero preso”, advirtió la mujer. Además, contó que Federico, el propio hermano de Kichán, estaba al tanto de lo sucedido la noche del 1º de noviembre del 2019 en la localidad de La Bolsa, Córdoba, donde se habría producido el hecho.

Pasé un calvario. Quiero explicarle a la sociedad que si me tomé todo este tiempo para denunciar fue porque estaba en una situación de rehabilitación. Había caído en un pozo depresivo, decepcionada totalmente por una situación que había atravesado en una fiesta a la que asistí y en la cual se encontraba Cristian Pavón“, comenzó su relato Marisol en diálogo con Cortá por Lozano, por la pantalla de Telefe.

Doyle hace referencia a una fiesta organizada por los amigos de Pavón hace un año y dos meses, tras los primeros seis meses de Kichán como jugador de Los Angeles Galaxy. Según la mujer, el delantero se encontraba de vacaciones en su ciudad natal (Anisacate, a sólo tres kilómetros de La Bolsa) y un grupo de personas, en su mayoría hombres y mujeres de la zona, le dieron la bienvenida en un cabaña.

“Al ser una bienvenida, supuse que iba a ser una fiesta tranqui, normal. Pero me encontré con una situación totalmente distinta. Una cabaña que se iluminaba sólo con las luces de un parlante, donde ocurrían hechos que para mí no son normales. Relaciones entre chicos y chicas, algunas consentidas y otras no. Yo soy hincha de Boca y Pavón es un jugador al que yo admiraba. Jamás creí que iba a pasar lo que pasó“, amplió la denunciante.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Marisol Doyle (@marisoldoyle22)

Doyle explicó que concurrió a la fiesta junto a un amigo en común con Pavón. Que luego otro amigo de Pavón le convidó un cigarrillo de marihuana y ella se lo aceptó. Era la primera vez que consumía “estupefacientes” y eso le generó un malestar que la llevó a descompensarse. Mareada, se dirigió hasta el baño y allí entró en escena el futbolista. “Forcejeó la puerta, ingresó al baño y se produjo el acoso. Hay gente que cree que una quiere plata y por eso a una empiezan a difamarla en las redes sociales. Yo no quiero plata ni fama. Yo voy por la detención de Pavón“, sentenció la joven, que brindó más detalles.

Luego del acoso, él se retiró del baño como si nada y me dejó ahí tirada. Me empujó para abusar de mí, me empujó contra el bidet. Sus amistades pensaban que él estaba teniendo relaciones consentidas, ero no fue así. Cristian salió del baño, agarró el parlante y dijo: ‘Se terminó la fiesta, vámonos’. Y se fue con sus amigos. Yo lo empujé de bronca, se le cayó el teléfono y se le rompió. Al poco tiempo me enteré que al irse del lugar, les dijo a sus amigos: ‘Esta culiada me rompió el teléfono’, como si fuera eso lo importante”, añadió. La mujer, según dijo, dejó el lugar acompañada por un amigo y unas chicas que había conocido en la fiesta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Marisol Doyle (@marisoldoyle22)

Doyle, además, aportó un dato que no se había tenido en cuenta hasta el momento. Expresó que ella mantenía una relación informal con Federico Pavón, hermano mayor del 7, y que el también futbolista cordobés estaba enterado de todo lo ocurrido: “Cristian no sabía de esa relación. Pero Fede me dijo que un primo de él le contó lo que había pasado y él se lo tomó con naturalidad, como si hubiera sido la única vez. El no sabía que la mujer abusada era yo, nunca se lo confesé”.

Por último, Marisol expresó: “Cuando ocurrió el hecho, yo estuve muy mal anímicamente en Córdoba. No quería contarlo, porque los conocidos que yo tenía eran del mismo entorno que Pavón. Tenía miedo por mi vida. No pude contar nada por miedo a las represalias”. Doyle es defendida por Fernando Burlando, el mismo abogado que representa a Daniela Cortés en la causa por violencia de género contra Sebastián Villa. El caso Pavón ya está en manos del fiscal Alejandro Peralta Otonello de Alta Gracia, Córdoba, que retomará la investigación el 16 de enero, tras la feria judicial.