Image default

Rodríguez Larreta: “Todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario”

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, defendió al titular de la AFI, Gustavo Arribas, ante la denuncia de sobornos pagados por la constructora Odebrecht.

“Arribas se puso a disposición de la Justicia, lo primero que hay que hacer es investigar”, dijo Larreta, tras relanzar las obras del Paseo del Bajo, junto a Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.

“En este país todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario, es un derecho constitucional”, enfatizó, escueto, al ser consultado por la prensa sobre el nuevo escándalo judicial que sacude a la Casa Rosada.

El empresario futbolístico quedó en la mira de la Justicia federal por haber recibido en 2013 al menos cinco transferencias bancarias por casi u$s 600.000 desde una empresa offshore administrada por Leonardo Meirelles, uno de los operadores de la firma brasileña, que admitió en la Justicia de su país el pago de millones de dólares en sobornos a funcionarios de América latina. Solo en la Argentina se supo que abonó u$s 35 millones entre coimas y “propinas”, como Meierelles las llamó a las gentilezas posteriores al cohecho para los intermediarios por los servicios prestados.

Los cinco desembolsos se habrían efectuado a Arribas partir de setiembre de ese año, un día después de que se reactivara el contrato para el soterramiento del tren Sarmiento adjudicado a Odebrecht y a Iecsa, la empresa que la familia Macri cedió a Ángelo Calcaterra, primo del Presidente de la Nación.

Por este motivo, la diputada oficialista Elisa Carrió y el abogado particular Daniel Igolnicov presentaron escritos en los tribunales de Comodoro Py, donde se recibieron las denuncias y quedaron radicadas en el expediente 439/2017, que recayó por sorteo en el Juzgado Federal 6 a cargo de Rodolfo Canicoba Corral.

“Esto a fin de que se investiguen posibles ilícitos penales que podrían haber cometido ciudadanos argentinos”, y que según Carrió “debe ser analizada por la justicia de nuestro país”.

Todos los datos fueron brindados por el grupo de periodistas de investigación peruanos IDL Reporteros y difundida aquí por el diario La Nación.

En su defensa, el jefe de la agencia nacional de espías dijo que esa información era “maliciosa y direccionada” y negó haber recibido los casi u$s 600.000. El jefe de la AFI admitió uno solo de los cinco giros, por poco más de u$s 70.000, que explicó como “parte del pago” de la venta de un departamento de su propiedad en San Pablo, donde vivió durante casi diez años. Además, rechazo cualquier vinculación con la empresa brasileña como así también con Meirelles, Alberto Youssef o cualquier persona involucrada en la investigación del “Lava Jato”.

Igolnicov solicitó que pesquisa determine si esos pagos formaron parte de un supuesto “retorno”, que también habría beneficiado a Calcaterra o a Macri, a cambio de una posterior mejora en la “financiación” de las obras en el Sarmiento que licitó el kirchnerismo. “La opinión publica recibe mayoritariamente información que ubica la ilicitud en el gobierno anterior, pero obviamente, se extendería al actual, porque los empresarios presuntamente coimeros son los mismos, máxime si como en este caso, la adjudicación fue confirmada en la gestión actual”, aseveró el letrado denunciante en el escrito al que accedió este medio.

La exlegisladora porteña de Nuevo Encuentro Gabriela Cerruti deslizó la versión sobre un presunto cobro de “propinas” por parte de Arribas, tras la adjudicación del soterramiento en favor de Odebrecht e Iecsa. Según la periodista, ese dinero se habría utilizado para financiar la campaña electoral de Cambiemos en 2013 y 2015.

En el Gobierno están convencidos de la inocencia de Arribas. Altas fuentes gubernamentales sostuvieron a ámbito.com que “el que está en falta es quien hace el pago, no quien lo recibe” y descartaron una posible renuncia, como solicitaron dirigentes del massismo. “En principio no se tendría que apartar”, respondieron las fuentes al ser consultadas por el pedido de alejamiento. Otra dato que trascendió en las últimas horas es que Macri “siempre” estuvo al tanto de la operación de venta del departamento de Arribas en San Pablo.

En tanto, el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, calificó este jueves como “un cúmulo de insinuaciones” la denuncia contra Gustavo Arribas.

En diálogo con Télam, Garavano señaló que “por ahora, estamos simplemente frente a un cúmulo de insinuaciones y a un hecho en el que se ha brindado un explicación”.

El ministro valoró que Arribas se haya expresado sobre la acusación, ya que el titular de la AFI reconoció haber recibido un pago de Leonardo Meirelles por más de 70.000 dólares por la venta de un inmueble en San Pablo, pero negó las otras cuatro operaciones que se le atribuyen.

“Él ya brindó rápidamente una explicación, seguramente aporte los elementos para dar esa explicación”, opinó Garavano, quien no consideró que el jefe de los espías merezca ser separado de su cargo.

“Entiendo que no (debe ser apartado). Después, según como evolucione la cuestión, se verá, es una decisión del presidente”, planteó el ministro.