Image default

Ritondo apunta a la cobertura política y policial de los prófugos

El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, está convencido que los hermanos Lanatta y Schillaci reciben protección política y de un sector de la policía provincial. Desde la Justicia aseguran que la fuga tiene que ver con “la caja”.

Desde el ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires dicen tener pruebas de ciertas connivencia entre los prófugos y cierto sector político y policial. Ritondo, ministro de dicha cartera, volvió a ubicar al ex jefe de gabinete kirchnerista, Aníbal Fernández, en el centro de las sospechas con una clara alusión: “Está involucrado con todo lo que tiene que ver con el submundo de Quilmes”.

El titular de la cartera de Seguridad, precisó que los refuerzos llegaron desde la Gendarmería Nacional, la Prefectura, la Policía de Seguridad Aeroportuaria y la Policía Federal. Y consideró que los criminales siguen libres porque “son mafia y se mueven en un lugar donde esta mafia está desarrollada, donde tienen muchos contactos y muchos favores y se entremezcla mucho la política”. Y volvió a disparar contra Fernández: “La verdad es que donde uno toca hay una foto o está la vinculación con él”.

De hecho circuló una foto que muestra al ex candidato a gobernador bonaerense por el FPV abrazado con Marcelo Melnyk, alias “El Faraón”, que estaba inscripto en la lista de personas autorizadas para visitar a los asesinos, cuando estaban presos. Este hombre está detenido desde el martes, cuando la policía allanó su quinta de 2000 metros cuadrados en Florencio Varela y encontró gran cantidad de dinero en efectivo y una camioneta Dodge Ram, que fue sometida a peritajes para determinar si fue usada por los autores del triple crimen de General Rodríguez, en agosto de 2008. Llegaron a esa propiedad porque allí se habían activado, el domingo pasado, el teléfono celular de Martín Lanatta. Melnyk, sospechan los investigadores, proveyó a los asesinos de armas, dinero y un vehículo.

Por otra parte, desde la Justicia, más precisamente el fiscal de San Martín, Juan Manuel Casolati, sostuvo que “la fuga de los Lanatta es un mensaje a las autoridades: La caja no se toca”.

Juan Manuel Casolati, secretario de Ejecución Penal de la Defensoría de San Martín, definió la fuga de los hermanosCristian y Martín Lanatta yVíctor Schillaci, condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez, como un operativo que “no es algo artesanal” sino que cuenta con “financiamiento de afuera”.

“Esto no es una fuga artesanal sino que es armada con logística y con financiamiento de afuera”, recalcó Casolati. “Sin duda ha habido complicidad y connivencia de las fuerzas penitenciales”, sostuvo, a la vez que agregó que se trata de “un acto de corrupción y tiene carácter extorsivo”. “Es un mensaje a lasnuevas autoridades políticas de que la caja del servicio penitenciario no se toca”, puntualizó.

“Lo increíble de todo esto es que quien viene a modificar esta estructura de corrupción penitenciaria, que hoy la Gobernadora (María Eugenia Vidal) está denunciando, es la misma persona que desde el año 2005 al 2009 mantuvo intacta la caja política el servicio penitenciario, que es el doctor Fernando Díaz”, expresó en declaraciones a radio Mitre.

1