Image default

Reserva Iberá: Nació el primer tapir en libertad en 40 años

El ejemplar es un macho, hijo de una hembra que llegó a la reserva desde Salta.

En la estancia Rincón del Socorro, cerca de Carlos Pellegrini y parte de la reserva Iberá, registraron ayer a una pequeña cría de tapir recién nacida. Se trata de un ejemplar macho, hijo de una de las hembras liberadas en los Esteros el año pasado.

“El recién nacido fue sexado como macho y es hijo de Nena, una hembra que llegó de la Estación de Fauna de Salta a finales de 2016, para formar parte del grupo de fundadores de la nueva población de tapires en Iberá”, confirmaron a través de redes sociales quienes integran Proyecto Iberá,  que engloba los distintos programas de reintroducción de especies impulsada por la Conservation Land Trust (CLT).

El alumbramiento fue en Rincón del Socorro, una estancia de la familia de Douglas Tompkins ubicada muy cerca de Carlos Pellegrini, en el corazón de la Reserva Iberá.

“Durante los primeros días, la cría suele estar agazapada en el pasto y comienza a desplazarse con la madre a partir de la segunda semana de vida”, detallaron los especialistas del proyecto.

En el mismo sentido, trasmitieron su reconocimiento a “quienes han donado los animales al proyecto: La Estación de Fauna Autóctona de Salta (Gobierno de Salta), la Reserva Experimental Horco Molle (de la Universidad de Tucumán). Gracias a ellos, la Provincia de Corrientes vuelve a tener de entre su fauna a esta especie”, destacaron.

Vale recordar que India y  Nena fueron dos ejemplares de tapires, una especie que también estaba extinta en el Iberá y que volvió a pisar suelo correntino durante 2016.

La primera pareja fue la de Nato y Francisco, quienes fueron dejados en libertad en la estancia Rincón del Socorro, cerca de Carlos Pellegrini, aunque bajo vigilancia y asistencia de biólogos de CLT que los visitan y atienden sus necesidades.

“Son animales herbívoros, que nacieron y crecieron en cautiverio. Es natural que su adaptación al entorno no sea tan sencilla. Comen principalmente hojas de los árboles y frutas. Todavía necesitan algo de suplementación”, detalló a época el biólogo Sebastián Di Martino. “Cada cierta cantidad de días les proveemos frutas y alimento, pero están muy bien”, aseguró días después de la liberación.

Mientras tanto, India y Nena fueron  las dos últimas hembras en llegar, solo pocos días antes que el yaguareté Chiqui.

Luego de pasar por la cuarentena requerida, llegaron al Iberá a la par que el felino paraguayo.

“Ambas están muy bien y durante el chequeo médico pudimos conocer su peso real. India ronda los 210 kilos y Nena cerca de los 250. Son dos hermosas tapires. Mientras esperamos los resultados de sus análisis, ambas pasan el rato comiendo y bañándose en la pileta que se encuentra en su recinto”, relataron por su parte quienes se ocuparon de su cuidado durante este período.

Los tapires, considerados los herbívoros neotropicales más grandes, se fueron  reincorporando de manera progresiva a al entorno mágico del Iberá.