Image default

Recrudece la tensión en Estados Unidos: otro joven afroamericano asesinado

Fue en Atlanta, donde Rayshard Brooks, de 27 años, forcejeó con los uniformados y recibió un disparo en la espalda. Trump suspendió un mitin de campaña previsto en Tulsa, Oklahoma. Mirá el video.

Cuando las derivaciones del brutal asesinato de George Floyd en Minneapolis han generado repudio y manifestaciones antiracistas en todo el mundo, otra muerte provocada por la policía en Estados Unidos, en este caso en Atlanta, amaga con convertirse en otro problema de gravedad para la administración de Donald Trump.

La Oficina de Investigación de Georgia ha abierto una pesquisa sobre la muerte de Rayshard Brooks, de 27 años, que recibió un disparo en la espalda de parte de un policía en Atlanta este viernes por la noche. Según la policía, Brooks, y vecino de la propia Atlanta, se habría resistido a un arresto, y amenazado a los uniformados, por lo que le dispararon.

La Policía contó que recibió un aviso a las 22.33 (hora local) por la presencia de un individuo durmiendo en un vehículo en la zona de servicio para coches de un restaurante de hamburguesas que dificultaba el paso de otros vehículos.

Brooks fue sometido a un control de alcoholemia y el resultado habría sido positivo y en un video se ve como forcejea con la policía, que en un momento salen corriendo en su persecución y allí le habrían disparado en la espalda.

Según la policía, Brooks le habría quitado a uno de los policías su pistola pistola táser y, según un testigo, fue entonces cuando uno de los agentes le disparó. Fue trasladado a un hospital, pero falleció poco después y la sospecha apuntó de inmediato, en medio de una opinión pública sensibilizada, a otro caso de posible brutalidad policíaca.

Este incidente se produce en medio de la oleada global de protestas contra el racismo y la violencia policial causada por la muerte de George Floyd el 25 de mayo en Mineápolis. Floyd murió después de pasar casi nueve minutos con el cuello aprisionado entre la rodilla de un policía y el suelo.

Ante esa situación, se supo que el presidente Donald Trump suspendió un controvertido mitin que estaba previsto en Tulsa, Oklahoma, luego que recibiera una lluvia de críticas porque coincidía con el mismo día en que se conmemora el fin de la esclavitud en Estados Unidos.

El mitin en Tulsa debía marcar el regreso de Trump a la actividad de campaña de cara a los comicios de noviembre, pero el presidente dijo en Twitter que el evento había sido pospuesto “por respeto” a la festividad conocida como “Juneteenth”, el 19 de junio. Trump dijo luego en un tuit que el acto se realizará el 20 de junio.

Las críticas llovieron luego de que Trump seleccionara Tulsa -lugar de una de las peores matanzas raciales en la historia estadounidense- en momentos en que las protestas antirracistas se multiplican en el país tras la muerte del afroestadounidense George Floyd a manos de la policía. “Esto no es solo un guiño a los supremacistas blancos, él les está haciendo una fiesta de bienvenida”, había tuiteado la senadora Kamala Harris luego de que Trump anunciara el mitin.

El republicano dijo el jueves que reiniciaría su campaña con eventos en cuatro estados: Oklahoma, Florida, Arizona y Carolina del Norte, pese a la pandemia de coronavirus que aún golpea a Estados Unidos. El mandatario está actualmente rezagado en las encuestas frente al demócrata Joe Biden y espera que los mítines activen a su base ante los comicios del 3 de noviembre.