Image default

Quién es Axel Werner, el chico que llegó a primera hace tres meses y ya sueña con Río 2016

Del Sub 15 a los Juegos Olímpicos, el arquero de Atlético de Rafaela trepó todos los escalones de las selecciones juveniles.

no de los 102 mil habitantes de Rafaela, un juvenil, de 20 años, prepara un bolso como muchos de los que viajan a Santa Fe, Rosario o Córdoba para asistir a la universidad. Pero a Axel Werner lo esperan en el Gran Buenos Aires, en el predio de la AFA, en Ezeiza, para iniciar los entrenamientos del seleccionado Sub 23 que participará de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. La convocatoria lo tiene inquieto y también lleno de ilusiones, aunque no le cambia los modos, el trato cordial y por momentos extrovertido que enseñan los chicos de su edad. De fondo se escuchan voces, saludos y algunas palabras de desédida. “Bancame que me vino a saludar mi hermana”, dice, antes de darle espacio a la charla en la que repasará su actualidad, el sueño olímpico y también el futuro, ese que lo liga con Atlético Madrid.

En octubre de 2015 debutó en primera con Atlético de Rafaela, pero sólo consiguió la titularidad en abril de este año y apenas suma once partidos en la máxima categoría.

-Fuiste uno de los nombres que apareció en la primera lista y superaste todos los filtros. ¿Eso te ayudó a madurar la convocatoria?

-No, no me esperaba estar entre los citados; me tomó por sorpresa. Además, para esa época estaba estudiando porque tenía que rendir un parcial y fue mi familia la que se enteró por la prensa de que sería parte de la lista definitiva. Yo escuchaba los murmullos detrás de la puerta, en mi habitación, hasta que entraron a los gritos a felicitarme.

-¿Cómo tomaste la renuncia de Martino, teniendo en cuenta que fue él quien te incluyó en las listas?

-Con tristeza, porque él venía haciendo un buen trabajo y estábamos todos muy motivados de que nos dirigiera el técnico de la selección mayor, que llegó a dos finales de la Copa América, fue campeón con Newell’s y condujo a Barcelona…

-¿Te sorprendió que designaran a Olarticoechea como director técnico?

-El Vasco [Olarticoechea] nos conoce de las categorías juveniles, lo noto muy motivado con esta oportunidad. También hablé con Gustavo Piñero, entrenador de arqueros de la selección desde 2010, que me consultó y se interiorizó de cómo venía trabajando en el club para diseñar las tareas.

-A pesar de todos los problemas que se fueron presentando, ¿sentís que hay un plantel para ilusionarse?

-Emociona las ganas con las que estamos. Creo que a cualquiera de los que le hubiera tocado estar de aquella primera lista de 57 jugadores no desentonaría. Hay chicos que tienen historias parecidas a las mías, que recién estamos empezando a jugar en Primera, y otros que ya están en Europa, en competencias más importantes. Es un honor y un orgullo poder compartir esta experiencia con todos ellos.

-¿Cuánto te ayudó haber participado de los procesos de las selecciones Sub 15, 17 y 20 para esta citación?

-No sé si es una ventaja, pero significa que estuviste siempre en las nóminas durante todo un proceso, algo que con nuestra edad no siempre se da. Personalmente, siento que llevo la ventaja de saber de qué se trata esa experiencia, conozco el lugar. Pero todos estamos en las mismas condiciones.

-¿La aparición en el arco de Atlético de Rafaela aceleró el proceso de maduración?

-Y…, tenés que crecer un poco de golpe. Siento que a medida que fueron pasando los partidos me pude ir soltando más y encontré mejores rendimientos. Sé que tengo que trabajar más lo que es el juego con los pies e intentar ser un jugador más de campo. La pegada con el pie es otro factor para mejorar. La madurez, tanto en la cancha como fuera, se logra a partir de un trabajo que se tiene que dar en la cabeza. Hay un montón de formas de poder ayudarse, incluso con profesionales, pero creo que la madurez se basa en las experiencias que se le van presentando a cada uno.

-Del debut con Deportivo Merlo, por la Copa Argentina, a Río 2016. ¿Lo imaginaste o sentís que se trata de un sueño?

-Es un sueño y ojalá que nunca se termine. Es evidente que desde aquella presentación me pude ir soltando, arriesgando un poco más y eso me ayudó a tener mejores actuaciones. Es normal que en el debut estuviera un poco tenso, pero con el correr de los partidos y a partir de la continuidad pude tener mejores actuaciones. No es fácil atajar en un equipo que tiene que pelear por la permanencia en Primera.

-¿Cómo te moviliza el interés de Atlético de Madrid? ¿Tuviste la oportunidad de hablar con Simeone?

-Sí, estoy al tanto de lo que pasa, de las conversaciones. Las personas que están involucradas en la negociación están tratando de que esto llegue a buen puerto. Es un orgullo que un club de la envergadura del Atlético de Madrid se fije en mí, que me tenga en su lista de posibles incorporaciones. Trato de tomarlo con calma, sin desenfocarme de lo que estoy viviendo con la selección. Ahora, lo único que quiero es disfrutar de ésto. Para conocer cuál será mi futuro creo que habrá tiempo.

-¿Cómo manejás la ansiedad entre lo que significan los Juegos Olímpicos y la oportunidad de jugar en España?

-Son varias cosas que me están pasando rápido y creo que el apoyo de mi familia, de mis seres queridos, está ayudando para que todo transite con tranquilidad, sin perder la calma. Me tengo que contener y estar tranquilo.

-Tus amigos de barrio, ¿qué dicen de todo lo que estás viviendo?

-Me apoyan muchísimo. La mayoría son jugadores de fútbol, algunos compañeros en Atlético y otros juegan en Ben Hur [el rival de la ciudad], que también están pendientes de cómo me va. Y de que no me hagan goles…

En Qatar, con una leyenda: Casillas

Junto a Augusto Batalla (River), Werner participó, en diciembre de 2013, de una clínica organizada por la Academia Aspire y la Fundación Casillas. La leyenda de Real Madrid, ahora en Porto, supervisó los trabajos. “Él y Buffón, los mejores del mundo”, dice.

2