Image default

Qué dijo Caruso Lombardi sobre las llamadas que se filtraron de Tinelli a Grondona

El actual DT de Belgrano de Córdoba fue nombrado por el dirigente de San Lorenzo en las comunicaciones con Grondona y se defendió: “Me quería mandar al descenso”. Sus recuerdos.

Ricardo Caruso Lombardi escuchó los audios que se difundieron con conversaciones entre el fallecido ex presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) Julio Grondona y Marcelo Tinelli y no tardó en responder porque a él también lo mencionaron en esos diálogos que se conocieron este lunes.

“No le doy mucha pelota a lo de Tinelli. En ese momento era el problema con el descenso de San Lorenzo y yo era entrenador de Argentinos”, manifestó el actual DT de Belgrano de Córdoba.

“Habrá que hablar con los árbitros que nombra Tinelli en esos audios que, según las palabras de él, dicen que son amigos míos”, agregó Caruso Lombardi en diálogo con La Mesa del Fútbol.

Más tarde, en una charla con La Oral Deportiva, el entrenador que pasó por San Lorenzo profundizó su enojo por lo sucedido: “Ahora Tinelli como presidente de la Liga (Profesional) deberá llamar a Trucco, a Rapallini y a todos ellos para pedirles disculpas o darles explicaciones. Yo sabía que él en ese campeonato me quería mandar al descenso“.

Las llamadas entre Tinelli y Julio Grondonan son de 2013, cuando el conductor televisivo ya formaba parte de San Lorenzo y Caruso Lombardi estaba en el banco de Argentinos Juniors. El Bicho de La Paternal e Inpedendiente peleaban por no descender y el Rojo debía enfrentarse con el Ciclón.

“Tinelli le dió un premio muy importante a los jugadores de San Lorenzo para mandarme al descenso, no se olviden que yo me había ido hace poco del club y habíamos terminado en juicio”, explicó Caruso Lombardi.

“Después de eso, San Lorenzo decide sacar cuatro titulares para enfrentar a Independiente, que se jugaba el descenso con nosotros y yo salí a hablar porque me parecía muy mal. Fijate que después le terminan ganando por todo lo que declaro antes”, agregó.