Image default

Prat-Gay: “Vamos a levantar el cepo a penas se pueda”

El futuro ministro dijo que antes de eliminar las restricciones cambiarias busca asegurarse una buena oferta de divisas; afirmó que habrá un dólar único cuyo nivel no fue estimado; la baja de Ganancias se discutirá en marzo.

El ministro de Hacienda y Finanzas del futuro gobierno, Alfonso Prat-Gay, adelantó ayer una de las piezas de su programa económico: un acuerdo económico y social para mediados de enero. El objetivo de la negociación, explicó el economista en una conversación con periodistas, será ordenar las expectativas tras una previa unificación del precio del dólar. “Vamos a plantear a mediados de enero un acuerdo amplio entre sindicatos y empresas en el que haya tres partes en la mesa y cada uno tendrá que poner lo suyo para que se coordine de la mejor manera posible”.

En una entrevista en su departamento en el barrio de La Imprenta en Belgrano, donde recibió a un grupo de diarios, Prat-Gay explicó las razones del acuerdo en enero. “Entonces tendremos una idea de qué precios se han corregido y en qué magnitud. En función de ello pretendemos ordenar la discusión para las paritarias de marzo con un compromiso muy claro de este gobierno de establecer metas de inflación decrecientes a lo largo del mandato”.

¿Y qué sucederá en las semanas previas de diciembre y enero? Prat-Gay detalló que el equipo económico trabajará para transmitir credibilidad en materia cambiaria y unificar el precio del dólar, aunque no detalló cuándo eliminará el cepo. “Vamos a cumplir con esa promesa lo más rápido y lo más prolijo que se pueda, porque esto no es un capricho. Si lo podemos hacer el 14 (de diciembre) lo haremos el 14, y si no, lo haremos cuando estén dadas las condiciones”. Tampoco brindó precisiones sobre cuál imagina será el precio del dólar único y si será parecido al del contado con liqui o el blue. “Reflejan un comportamiento de precaución que tomaron ahorristas y empresas que se justificaban con el kirchnerismo, pero no tienen razón de existir con el gobierno que llega y la certidumbre que se brindará”, dijo.

El anfitrión invitó café y dulces a los periodistas en el living de un piso 13. La charla duró cerca de una hora y se habló siempre de economía, salvo al inicio, cuando, para romper la tensión del comienzo, el economista lanzó: “¿Quién va a Japón? Se van a morfar una goleada”, dijo en alusión al posible partido entre River y Barcelona. Prat-Gay es hincha fanático de Boca.

Durante la conversación, uno de los interrogantes planteados fue sobre qué dato de inflación negociarán gobierno, empresarios y sindicatos en la mesa del acuerdo económico-social. Prat-Gay adelantó que las compañías acercarán sus cifras y el equipo económico tendrá las suyas hasta que el nuevo INDEC produzca información creíble. Y aclaró que se revisarán los precios que presenten las empresas pero se desestimarán las subas de precios de estos últimos días, porque considera que son responsabilidad del actual gobierno. “En el momento de sentarnos en la mesa, la fecha de referencia de los precios será el 30 de noviembre. Ya hay sondeos con empresas”. Y adelantó: “No creemos en los aprietes de Guillermo Moreno pero tampoco en la ley de la selva. Si el diálogo no funciona habrá que ajustarlo”. No dio más detalles.

El economista, en cambio, sí precisó las condiciones para eliminar el cepo: que Alejandro Vanoli no esté más al frente del Banco Central y reforzar las reservas. “Con las autoridades actuales sería bastante difícil de implementar su eliminación porque no hay una coherencia entre lo que piensa el gobierno elegido y lo que hicieron sus autoridades”. También explicó que el equipo trabaja para “asegurarnos de que tenemos una buena oferta de dólares”. Y dijo que esto último no depende solo de las reservas, sino además de las toneladas de granos que no fueron liquidadas. “Si hay alguna otra fuente, la explicitaremos”, prometió.

Prat-Gay aseguró que “no tememos una devaluación brusca del peso porque creemos que haremos las cosas bien”. Argumenta que unificar el mercado de cambios pondrá en marcha la economía, porque el futuro funcionario anticipa que “es muy probable que esa demanda se transforme en oferta al abrir el cepo”. Si bien jura que no tiene “por qué haber un traslado a precios” cuando se unifique el dólar, admitió que el gobierno tomará medidas para favorecer a los sectores más vulnerables. Además, adelantó que se iniciará un diálogo con los holdouts.

En las paredes del departamento de Prat-Gay lucen cuadros de Emilio Petroruti y Antonio Seguí. Y en la entrada una escultura del Arca de Noé. Dice que representa un símbolo de lo que pretende que sea su casa. “Que dé protección a todos”. Su primer paso arrancará por la economía.