Image default

Por pedido de Cristina, Ottavis le frenó el presupuesto a Vidal

En lo que fue el primer transpié de María Eugenia Vidal, no se pudo lograr el quorum para tratar el presupuesto. Cristina Kirchner le habría ordenado al jefe K en diputados bonaerenses, José Ottavis, que no den el número para comenzar el debate.

Después de una dura negociación política que se agotó a la medianoche de un portazo, la Legislatura bonaerense no pudo sancionar el paquete de leyes enviado por María Eugenia Vidal, que incluían Presupuesto 2016, Endeudamiento, Ley Fiscal y Emergencias administrativas, entre ellas las del Servicio Penitenciario Bonaerense.

De este modo, la Gobernadora se queda sin el presupuesto, sin posibilidad de tomar deuda y sin las emergencias que había impulsado para modificar áreas clave. Pero además, tampoco tendrá la posibilidad de aumentar en un 30 por ciento el Impuesto Inmobiliario, tal como lo preveía la Ley Impositiva.

Cuando faltaba una hora para que se termine el plazo de sesionar, los militantes de La Cámpora comenzaron a copar los palcos de la Cámara Baja. Era una fuerte señal de que los diputados kirchneristas no votarían el endeudamiento.

La postura del sector del kirchnerismo más concentrado, encabezado por el jefe del bloque FpV, José Ottavis (La Cámpora), impidió desde la mañana el tratamiento del cálculo de gastos y recursos para el año próximo, en el último día habilitado por las ordinarias de la Legislatura provincial.

Pasadas las 23 todavía resultaba una barrera insalvable. Vidal necesitaba dos tercios de los votos para el endeudamiento y el acuerdo Cambiemos-Frente Renovador,y bloques menores no le alcanzaba. Requería de un respaldo mínimo del FpV.

Hasta esa hora, el vicepresidente de la Cámara de Diputados, Manuel Mosca (Cambiemos), procuró acercamientos sin éxito. El presidente del cuerpo legislativo, el massista Jorge Sarghini, colaboraba en las tratativas.

Ambos percibían que Vidal exponía parte de la gobernabilidad en la Provincia con estas leyes y que la caída de la sesión de Diputados –Cámara de origen- provoca un retroceso en las estrategias de consenso político que intentan desde la Gobernación.

Fue entonces cuando el macrismo entendió que no había salida.