Image default

Pobreza en Salta: el informe de Francisco que descolocó a Urtubey

Mucho se habló del frio encuentro que tuvieron el Papa y Mauricio Macri en Roma, pero también el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, pasó por un mal momento. Esto fue cuando Francisco, además de las criticas por el narcotráfico, le mencionó un informe sobre que Salta tiene el mayor índice de pobreza y déficit social del país.

Ya todo se dijo sobre el presidente y el Papa, pero en su momento se había afirmado que las diferencias entre el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey y el sumo Pontífice, se debía a que el obispo de Orán, monseñor Gustavo Zanchetta, lo acusa de no ayudar a desterrar el narcotráfico de la frontera salteña, pero trascendió que además, Francisco le mencionó un duro informe elaborado por Instituto de Estudios Laborales y del Desarrollo Económico (Ielde) de la Universidad Nacional de Salta (UNSa), que midió que Salta tiene el mayor índice de pobreza y déficit social del país.

Según la publicación, Salta es el aglomerado urbano que registra la mayor alícuota de pobres multidimensionales, mientras que en 2005 ocupaba el quinto lugar.

En las conclusiones del informe puede leerse: “Se observa que, en Salta, la situación mejoró entre 2005 y 2015. Sin embargo, en comparación con el resto de los aglomerados urbanos, en la capital provincial es donde la pobreza resultó más elevada en el segundo de los años mencionados”. Es decir, si bien la situación de Salta es más promisoria con relación al 2005, la mejora fue menos acelerada que en otras ciudades.

Hace diez años Salta tenía un 51% de pobreza multidimensional, lo cual significaba un 11% más que en la actualidad. Empero, el resto de los aglomerados hizo un salto decreciente mucho mayor que el de Salta. Solo por citar un ejemplo, San Salvador de Jujuy pasó de ser la ciudad con más pobreza multidimensional (PMD) en 2005, a situarse por debajo de la media nacional. La vecina ciudad pasó, en diez años, de tener un 58% a sumar sólo un 22%. El decrecimiento general de la PMD en el país fue del 36% al 25%, un 11%, el mismo que registró la ciudad de Salta. Detrás de Salta se encuentran Formosa con el 36%, los partidos del Gran Buenos Aires y Resistencia con el 34% y Corrientes con el 33%.

Los indicadores para hacer un abordaje multidimensional de la pobreza, lo cual implica no reducirla a pura cuestión monetaria o de ingresos, fueron trece. Se agruparon en cinco categorías: capacidad económica, vivienda adecuada, saneamiento básico, inclusión social y salud. Los que muestran la situación más preocupante son la alta dependencia a estrategias económicas precarias para complementar los ingresos -caso de los subsidios o la caridad- (48%), el flujo de salteños radicados en zonas de basurales (31%), la cantidad de adultos mayores sin previsión social (22%) y el porcentaje de vecinos sin cobertura médica (22%).

En relación con el escenario de 2005, algunos indicadores se agravaron, tal es el caso de los salteños apostados en zonas de basurales y la cantidad de jóvenes “ni-ni”, que no estudian, no trabajan y no están buscando empleo. Este aspecto pasó de impactar de un 11% a un 18%. La variable de los ingresos familiares por debajo de la canasta básica familiar mejoró sensiblemente en los últimos diez años. La salvedad de este dato positivo es que se apela cada vez más a estrategias económicas precarias para acrecentar los ingresos. Como causante de pobreza los ingresos familiares disminuyeron del 50% al 18%.

Si pretende ser presidente, Urtubey debería parar de intentar deslumbrar a los porteños y preocuparse un poco más por su provincia, que con lo antes expuesto evidencia ser un feudo más, de los tantos que todavía hay en la Argentina.

1