Image default

Pichetto: “Es una tremenda pelotudez vacunar a tipos de 40 años”

El dirigente de Juntos por el Cambio le apuntó al gobierno de Fernández por el plan de inmunización y se quejó con duros términos de la decisión de vacunar a menores de 40 años.

Miguel Ángel Pichetto, excandidato a vicepresidente de Mauricio Macri, descalificó con duros términos la política de vacunación del gobierno de Alberto Fernández. Lo acusó de diseñar una asignación errónea de las dosis y de no haber conseguido provisión de las fórmulas más extendidas en el mundo.

“Cualquier país bananero de cuarta compró la vacuna de Pfizer y nosotros no. No se explica coherente. Hay que explicarle a la gente”, dijo el actual auditor general de la Nación. Según datos de Our World in Data, recogidos por The New York Times, el preparado del laboratorio norteamericano Pfizer se está aplicando en 61 países: Estados Unidos, Canadá, todos los de la Unión Europea, Arabia Saudí, Australia, Nueva Zelanda, Japón y seis naciones de América Latina, México, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador y Chile. Dijo que él nunca puso en duda la efectividad de la vacuna Sputnik V, pero criticó que no se ampliara el espectro para conseguir más cantidad de dosis.

Pichetto dijo que es “una tremenda pelotudez darle la vacuna a tipos de 40 años”, a partir de la decisión del Gobierno de ampliar hacia ese grupo etario la autorización a inscribirse en el plan de inmunización. “No conozco a nadie joven que haya muerto por coronavirus. Estoy harto de todo este tema de la pandemia. Nos encerraron siete meses. ¡Siete meses en prisión domiciliaria!”, insistió.

El exsenador dijo que primero “tendrían que conseguir vacunas” para avanzar con los jóvenes. “Yo no me vacuné ni me pienso vacunar por ahora. Pero a los 35 años te comés el mundo. A lo sumo que te den la vacuna de la rabia no la del coronavirus”.

Además, tomó distancia de la marcha opositora del sábado pasado contra la vacunación de privilegio. Aclaró que él no participó y criticó la acción de un sector del Pro que colgó bolsas mortuorias con nombres de políticos en las rejas de la Casa Rosada. “No me gustó. No me gustó lo de las bolsas y no participé de las marchas, que son una expresión de la gente”, dijo, tajante.