Image default

“Pepe” Di Paola: “Bergoglio y Ojea son iguales”

Oscar Ojea fue elegido como nuevo titular de la Conferencia Episcopal Argentina y sobre esto habló el padre “Pepe” Di Paola, quien, recién ordenado, trabajó con Ojea: “Uno es Papa y el otro presidente de la CEA”.

“Ojea fue párroco mío en Santa Rosa [Av. Belgrano y Pasco, en Capital Federal], en 1988,  cuando yo era un cura recién ordenado -recuerda Pepe Di Paola ante la consulta de la periodista Claudia Peiró– Aprendí mucho con él, nos hicimos realmente muy buenos amigos, porque como cura joven me encontré con un sacerdote que tenía una mirada muy amplia. Se ocupaba mucho de la evangelización pero también del trabajo social. Trabajábamos con la gente que venía a la parroquia, Santa Rosa es una Iglesia histórica, un santuario además y abarca el barrio de San Cristóbal, Congreso y Once, barrios muy populosos. Pero él quería llegar a toda la gente del barrio. Íbamos a las escuelas, no sólo religiosas, sino también estatales. Tratábamos de armar actividades conjuntas. Fue una época muy linda, trabajamos juntos cuatro años. Ojea nos proponía ir a trabajar a casas tomadas, con los encargados de edificios, se trabajaba mucho con los niños, jóvenes, adolescentes”.

Di Paola, que como sacerdote ha trabajado en la Villa 21-24 de Barracas y actualmente es párroco de San Juan Bosco en la villa La Cárcova de José León Suárez y es además coordinador nacional de la Pastoral Nacional de Drogadependecia y Adicciones de la CEA sostiene que “muchos curas lo tienen a monseñor Ojea como guía espiritual”, así que no es sólo un sacerdote “apreciado por los fieles, sino que también internamente los sacerdotes comunes, de barrio, lo tienen como guía”.

¿Es Ojea, como parece, un hombre de bajo perfil? “Sí -responde Di Paola-, es una persona muy profunda. Tiene un equilibrio extraordinario, muy espiritual, pero con una mirada del mundo actual, de la realidad social. Se combinan en él dos factores muy importantes para alguien que es párroco y obispo, que es ser profundamente espiritual pero a la vez profundamente humano, que combina el trabajo pastoral y social”.

En cuanto a su vínculo con Jorge Bergoglio -Ojea fue obispo auxiliar de Buenos Aires en tiempos en que el Papa era Arzobispo-, Di Paola dice que fue el encuentro de “dos personas con elementos iguales, porque Bergoglio también es una persona muy espiritual pero con una mirada clara de la realidad social”.

“Son iguales: uno es Papa y otro presidente de la CEA -sintetiza-. Sintonizan porque tienen una misma manera de encarar el sacerdocio”.

Ante la consulta acerca de qué tipo de gestión se puede esperar de monseñor Ojea al frente del Episcopado, el padre Pepe responde: “Creo que el paso de él por la CEA va a ser muy importante, porque ya como director de Cáritas marcó un camino muy interesante, abriendo nuevas perspectivas, por ejemplo, en el tema adicciones. Gracias a él se abrieron nuevos centros de recuperación, se pudo trabajar con seriedad. Creo que con él podemos tener la esperanza de que como presidente de la Conferencia Episcopal muchas cosas de la Iglesia que todavía estamos esperando se puedan realizar”.