Image default

Paul Krugman: “Bitcoin retrasa el sistema monetario por 300 años”

El ganador del Premio Nobel de Economía en 2008 sostuvo que las criptomonedas no resuelven ningún problema del dinero actual.

Paul Krugman, galardonado con el Premio Nobel de Economía en 2008, criticó nuevamente a Bitcoin en su última columna para el diario estadounidense The New York Times, afirmando que las criptomonedas no sirven como dinero debido a dos razones principales: “los costos de transacción y la ausencia de un respaldo real” (transaction costs and the absence of tethering).

El economista sostuvo que, a lo largo de la historia, el dinero ha evolucionado gradualmente hacia transacciones ágiles con bajos costos de producción, desde el oro y la plata hasta el actual régimen centrado en métodos de pago digitales. “Primero había monedas de oro y plata, que eran pesadas, requerían mucha seguridad y consumían muchos recursos para ser producidas”, dijo Krugman. “Luego vinieron los billetes de banco respaldados por reservas fraccionarias…[y] el banco central, a través del cual los bancos privados mantienen sus reservas en depósitos del banco central en lugar de en oro o plata”.

Estos sucesos permitieron bajar los costos de transacción del intercambio, argumentó Krugman, ya que no era necesario transportar toneladas de metales preciosos para comerciar. Además, la gente aceptó los billetes de papel porque confiaban en los bancos detrás de su emisión: “Los gobiernos han abusado ocasionalmente del privilegio de crear dinero fiduciario, pero en su mayor parte los gobiernos y los bancos centrales ejercen moderación porque están preocupados por su reputación“, indicó el economista estadounidense.

El segundo problema de las criptomonedas es que no cuenta con ningún respaldo o uso real en la economía, puntualizó Krugman. Mientras que “el dinero fiduciario tiene valor subyacente porque hombres armados dicen que lo tienen“, las criptomonedas “no tienen respaldo, ni ataduras a la realidad”.

“Su valor depende enteramente de que se cumplan expectativas autocumplidas, lo que significa que el colapso total es una posibilidad real”, advirtió el economista.