Image default

Patricia Bullrich: “No queremos una Policía de brazos caídos”

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich habló sobre las enseñanzas que dejó la Cumbre del G20 en materia de seguridad y las fallas en los desmanes de la final por la Copa Libertadores. Además, opinó sobre el nuevo reglamento general para el empleo de armas de fuego por parte de los miembros de las fuerzas federales de seguridad.

Sobre los rumores de llegar a acompañar a Mauricio Macri como vicepresidenta, en la fórmula de las elecciones 2019, Bullrich dijo desconocer dónde comenzó esa versión y se mostró conforme con su trabajo en el ministerio de Seguridad. “Me gusta lo que hago, me gusta el equipo que trabaja conmigo y lo que estamos haciendo. Siento que además se está consolidando una estrategia y está bueno no distraerse con otras cosas”, opinó.

Empleo de armas

El Gobierno oficializó el nuevo reglamento general para el empleo de armas de fuego por parte de los miembros de las fuerzas federales de seguridad, que permite, entre otras cosas, que la policía dispare contra personas que intentan escaparse ante la voz de alto. Sobre esta medida, que generó muchas repercusiones y polémica en el conjunto de la sociedad, la ministra dijo: “Lo que tiene que tener la fuerza de seguridad es la capacidad de accionar para defender a la sociedad, si el reglamento solo le permite defenderse a si mismo y no defender a terceros, entonces no es policía”. Y enfatizó: “Venimos de una vieja historia, la dictadura, que le fue sacando la capacidad de acción a la Policía hasta que llegamos a una ‘Policía de brazos caídos'”.

“Desde que llegamos estamos cambiando esa filosofía. Lo estamos haciendo. Queremos fuerzas que puedan cumplir con su rol. Diría que ese fue un compromiso que nosotros tomamos con nuestro electorado: la lucha contra el narcotráfico, la lucha para tener mejor seguridad y la lucha para que la figura central sea la víctima y no el victimario”, opinó.

Cumbre del G-20

Dentro de lo que significó la Cumbre de Líderes, el operativo de seguridad fue una de las cosas que el Gobierno celebró.”El G20 tenía enormes desafíos. La organización nos llevó un año, y por eso pudimos pasar cada una de esas barreras”, dijo Bullrich. La ministra reconoció que hubo algunos sucesos que pudieron resolver satisfactoriamente: las amenazas previas y durante el evento; también que hubo derribamiento de drones que no contaban con habilitación por parte del ministerio de Defensa; detenciones de personas, que ahora se encuentran procesadas por conductas terroristas; y algunas situaciones en las fronteras, que pudieron ser controladas.

Boca a River

Bullrich opinó una vez más sobre por qué se pudo prevenir incidentes en el G-20 y no en la final de la Copa Libertadores. “El Boca a River creo que no tuvo en cuenta el circuito y la cantidad de ansiedad que había generado ese partido, se vivió como un desborde”, dijo. Reconoció que los incidentes fueron consecuencia de un problema de organización y del “nivel de violencia” que está “aceptada” dentro de la sociedad.

Sobre la final que se jugará este domingo en Madrid, Bullrich contó: “La policía nacional de España nos envió una nota, tenemos un convenio y ya están viajando 12 integrantes de Tribuna Segura, que es el programa que detecta a los barras que se encuentran en las listas con prohibición de entrada a los estadios”.