Image default

Parrilli se reunió con Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres

La semana pasada el ex titular de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), Oscar Parrilli, mantuvo un largo encuentro con el programador y ciberactivista Julian Assange, confinado desde hace cuatro años en la embajada ecuatoriana en Londres, para evitar un seguro juicio por espionaje y traición en los Estados Unidos, donde podría ser condenado a la pena de muerte.

Oscar Parrilli es un hombre observado por el mundo de la inteligencia luego de comandar la AFI durante un año. El derrotero del ex “mayordomo” de Cristina por Europea se mira con lupa dada su cercanía con la ex presidenta.

En los últimos dias, Parrilli se reunió a solas con el fundador de Wikileaks Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres, donde está refugiado desde junio de 2012. La versión que dejó trascender el ex titular de la AFI, y que reflejó el sitio Letra P, es que hablaron de temas de inteligencia. Pero hay demasiadas dudas.

“Es un primer paso para blanquear la filtración de información ilegal sensible”, razona un hombre que se mueve hace mas de dos décadas en el mundo de la inteligencia. Y arriesga que en la reunión se trató un tema desconocido hasta ahora: un supuesto plan para llevar a Cristina a Ecuador si la situación judicial se sigue complicando. 

En la AFI están al tanto de la reunión en Londres y siguen con interés el tema.

En 2013, Assange había declarado que la Argentina tenía “el régimen de vigilancia más agresivo de todos los Estados latinoamericanos de tamaño mediano“. En ese momento cuestionó el Sistema Federal de Identificación Biométrica para la Seguridad (Sibios), un programa que permite incorporar a los pasaportes un chip electrónico con datos personales. Y acusó al gobierno K de contratar a un gran número de “empresas que brindan servicios de vigilancia”.

Pasó el tiempo y ahora Assange aparece abrazado al ex titular de la SIDE kirchnerista. Difícilmente sea gratis.

El encuentro con Parrilli se disfrazó con otras reuniones con dirigentes de Podemos, en España, y con el líder del Partido Laborista inglés, Jeremy Corbin. La agenda, según pudo saber este sitio, habría sido armada por la ex embajadora en Londres, Alicia Castro.