Image default

Pamela David se enojó con Luis D’Elía y lo sacó del aire -Mirá el video-

Todo se desató tras la entrevista que la conductora de Desayuno Americano intentó hacerle al dirigente político. Las repercusiones del hecho y el video del conflicto, a continuación.

La producción del programa Desayuno Americano (América, a las 9.30) le dio lugar a Luis D’Elía para que se exprese en relación a los temas políticos más candentes del momento: Mauricio Macri y los Panamá Papers, los allanamientos a las propiedades de Lázaro Báez y la ruta del dinero K. Pero el piquetero sólo quería hablar sobre las cuentas offshore del presidente. Tanto que cansó a Pamela David, quien no dudó en cortarlo en pleno aire cuando él los trató de “periodistas alquilados por Macri”.

Todo arrancó cuando el exdirigente kirchnerista se explayaba acerca de la corrupción, y hacía foco en Macri. “La peor corrupción es haberse robado 350 mil millones de dólares por parte de la familia Macri”, decía. Hasta que la conductora del ciclo matutino le consultó acerca de otros hechos de corrupción como los de Lázaro Báez y el caso de La Rosadita. Allí, el dirigente esquivó la pregunta y siguió hablando del presidente y los Panamá Papers, algo que cansó a la conductora.

La primera reacción fue cortarle por unos minutos el micrófono. “¿Saben qué es lo positivo que estamos viviendo? -se preguntó Pamela, ya sin el piqutero al aire-. Es que esto teníamos, esta gente durante 12 años (en alusión a D’Elía)”. Minutos después, lo volvieron a poner al aire, y siguió con su argumento.”El peor hecho de corrupción del planeta es de Macri con los Panamá Papers y ustedes son todos periodistas alquilados. Vos, Novaresio (el panelista político del ciclo), sos un periodista alquilado por Macri”, disparó, y logró enfurecer a David.

“No se puede hacer una entrevista, no le voy a permitir que nos falte el respeto porque acá no hay nadie alquilado y no le voy a dar el espacio a gente tóxica, nociva y que me pone muy feliz que no esté más”, concluyó Pamela, quien ordenó cerrarle el micrófono definitivamente al controvertido D’Elía.