Image default

PAE saca la perinola de los subsidios, vuelve el barril criollo, todos ponen

Ellos nunca pierden, como decíamos en publicaciones anteriores, el barril criollo no es más que un subsidio sin control, menos regalías para la provincia y más ajustes a los trabajadores. Pero todo el gobierno de Arcioni y Alberto Fernández inclina la cerviz ante el altar de la poderosa British Petroleum.

El petróleo Brent llegó a su mínimo en los últimos cuatro meses. Los nuevos brotes de COVID imponen dudas en la demanda de combustibles y el precio del crudo. La baja del barril trae a escena una vez más una medida que el gobierno nacional no descarta volver a aplicar: se trata del barril criollo, el precio sostén que había dispuesto en mayo, como una forma de evitar mayores caídas de ingresos vía regalías para las provincias productoras.

El precio del crudo Brent, de referencia para las operaciones de venta de petróleo de Vaca Muerta, llegó a su piso de los últimos cuatro meses, al tocar los 37,56 dólares por cada barril. La nueva baja de la cotización internacional tiene lugar en medio del recrudecimiento de casos de coronavirus en Europa y Estados Unidos, lo que plantea interrogantes sobre el nivel de la demanda de los próximos meses.

Así fue que fijó por decreto un valor interno de 45 dólares, ante las quejas de sectores de la refinación, que pusieron el grito en el cielo ante la imposibilidad de abastecerse de crudo más barato en el mercado internacional (lo tenían prohibido) y contrarrestar pérdidas en los surtidores en un contexto de baja demanda interna de combustibles y precios atrasados en los surtidores.

El decreto 488/20, que fijó el precio del petróleo en el país, quedó sin efecto luego de diez días consecutivos con un valor del Brent por encima del techo de u$s 45, tal como lo mencionaba su articulado, que también reservaba para el Estado la posibilidad de intervenir en el precio si lo creyera conveniente.

La Mañana de Neuquén publicó que el secretario de Energía, Darío Martínez, sostuvo días atrás que no descarta aplicar una nueva reglamentación. De hecho, el gobierno nacional se maneja con preceptos de precio mínimo y máximo internacionales, para establecer los parámetros que considera convenientes para el sector en el país, una ecuación en la que incluye el margen de rentabilidad de las productoras, la demanda interna, los costos de refinación, y las economías de provincias productoras de crudo, que sobrellevaron importantes caídas en las regalías durante el 2020. Para ellas, el precio del crudo es una variable importante en el nivel de recaudación.

De hecho, Neuquén es la provincia que con mayor énfasis planteó esta serie de reclamos ante al gobierno nacional, que emitió un decreto donde también dejaba plasmada una mejora en las condiciones para la exportación de crudo, a través del techo a las retenciones del sector, algo que fue central para contrarrestar los descuentos de precio del shale oil de Vaca Muerta durante julio, un período donde la provincia exportó el 40% de su producción total.

Sin embargo, luego de la caía del decreto, el debate parece haber quedado en un segundo plano, y acaso en eso hayan tenido que ver las tensiones en torno a una medida de este tipo: el propio gobierno de Alberto Fernández había buscado un acuerdo entre productoras y refinadoras, durante unos tres meses, antes de zanjar las diferencias en torno al precio sostén por decreto, priorizando el reclamo de gobiernos como el neuquino.

Fuentes del gobierno nacional informaron que la nueva normativa estaba casi culminada. Pero la aplicación parece haber quedado en un segundo plano en medio de la otra negociación crucial en el sector. Se trata de la del Plan Gas 4, el subsidio que puede ser vital para incrementar los niveles de producción en Vaca Muerta y otras dos cuencas productoras: Austral y NOA.

El debate del precio sostén, con todo, vuelve al ruedo ante la mayor baja del barril en cuatro meses: esto ocurrió por una caída del 5% el miércoles. Las infecciones de coronavirus en Estados Unidos y Europa provocaban nuevos confinamientos y alentaban las expectativas de nuevos descensos en la demanda de combustible.

Al mismo tiempo, el almacenamiento de grandes productores como Estados Unidos viene presionando a los precios. La disponibilidad de crudo aumentó más de lo que se esperaba durante la semana pasada, ya que la producción se había disparado, según informó la Administración de Información de Energía de la potencia norteamericana.

“El aumento de la producción de petróleo llevó a una inesperada acumulación de crudo, y dados los confinamientos adicionales que estamos viendo en Europa, son más malas noticias para el mercado del petróleo”, dijo Andy Lipow, presidente de la consultora Lipow Oil Associates, según consignó la agencia de noticias Reuters.

El WTI, el crudo de referencia en Estados Unidos, había perdido casi dos dólares para ubicarse en torno a los 36 dólares.

Para el Brent, fue el cierre más bajo desde el 12 de junio y para el WTI desde el 2 de octubre, además fue la mayor pérdida porcentual diaria para ambos contratos desde el 8 de septiembre.

Fuente: El Extremo Sur