Image default

Pablo Moyano y la oferta oficial: “Se arrodillan por un 5%”

El dirigente camionero criticó a la CGT por negociar con el Gobierno e insistió con la convocatoria a un paro general.

La oferta que el Gobierno le hizo a la CGT, una reapertura de paritarias para incrementar solo un cinco por ciento los sueldos, fue rechazada por los dirigentes gremiales que responden a la conducción de camioneros. Ayer y como para que no quedaran dudas, el propio Pablo Moyano aseguró que “se puede meter en el culo lo que está ofreciendo el Gobierno” y reiteró su llamado a una medida de fuerza nacional. Menos efusivo pero en la misma línea, el dirigente canillita Omar Plaini advirtió que la oferta del oficialismo “no desactiva el paro” y anticipó que su sector insistirá con ponerle fecha a la medida de acción directa durante la reunión del Consejo Directivo del próximo martes.

Moyano hijo estuvo ayer en una asamblea de Camioneros se realizó en la rotonda donde confluye el acceso sur a Comodoro Rivadavia. Desde allí anunció su rechazo absoluto a la propuesta que el Gobierno le realizó a los triunviros de la CGT y reiteró que “el martes tenemos la reunión con la cámara empresaria (Fadeeac) y si no dan el 27% el paro nacional de Camioneros está dado”. De ser así la media de fuerza de los camioneros será el jueves siguiente, el 14, que en un principio se había barajado como el día indicado para que la CGT realizara el paro general que se encuentra suspendido hasta nuevo aviso.

Durante su discurso, el secretario adjunto de los camioneros no se olvidó del triunvirato de la central obrera al que criticó por haber aceptado una negociación con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. “Les decimos a los dirigentes que se pongan al lado de los trabajadores en la calle, acompañen la lucha, queremos una CGT al lado de los trabajadores y no arrodillada como el papelón que hicieron ayer (por la reunión del jueves)”.

Pablo Moyano aseguró ante la asamblea de camioneros que es preciso modificar la conducción de la CGT para que “verdaderamente defienda los derechos de los trabajadores. Es una vergüenza que los de la CGT fueron a arrodillarse por un 5 por ciento cuando todo el mundo sabe que la inflación va a estar alrededor de los 30%”, dijo y se preguntó si “¿el presidente no se da cuenta que cada vez tiene más rechazo por parte de los trabajadores?”.

Menos vehemente fue Plaini quien ayer consideró como un avance la propuesta del Gobierno de abrir paritarias para incrementar los salarios hasta un cinco por ciento, pero advirtió que eso no implica el fin de los reclamos de los trabajadores: “Si bien la propuesta del Gobierno es un paso, no es lo que concretamente está pidiendo la CGT, que son paritarias sin limitaciones entre las partes y por eso las condiciones objetivas para el paro siguen estando”. En ese sentido, indicó que si el próximo martes el Gobierno no acepta los puntos que exige la CGT entonces “se va a fijar la fecha del paro”. La conducción cegetista entregó el jueves pasado un punteo donde se reclama la reapertura de las paritarias pero sin techo, la eliminación del impuesto a las ganancias en el aguinaldo de julio, una ley o decreto que prohíba los despidos por seis meses, la devolución de los fondos de las obras sociales sindicales y un compromiso de no tocar la Ley de Contrato de Trabajo.

El Consejo Directivo de la central obrera puso como plazo el próximo martes. Ese día, se presume que durante la mañana, volverán a reunirse con los funcionarios del Gobierno de Cambiemos y que deberían darle una respuesta al petitorio de los sindicalistas. Ese mismo día pero por la tarde, los integrantes del Consejo Directivo se reunirán para evaluar el resultado de ese encuentro. En teoría, y según el resultado obtenido, de esa reunión deberá surgir o no la convocatoria al paro nacional.