Image default

Operación Langostino Santo iría a juicio en el primer cuatrimestre de 2016

El doctor Fernando Gélvez, Fiscal Federal con asiento en Rawson, se refirió a la situación en que se encuentra la causa que investiga el hallazgo de 110 kilos de cocaína en la empresa Poseidón, que se conoce como “Langostino Santo” y por la que hay cuatro procesados a punto de ser juzgados, Omar “Cura” Segundo, Salvador Pennissi; Juan Emilio Burgos y Nicolás Seoane; a la vez que resta definirse la situación de los españoles Salvador Parra Gómez y Rafael Aranda Barberá, además del empresario marplatense Rubén Lev.

Gélvez dijo que “hay una parte de la causa, tengo que decirlo así por que aún se están investigando a dos personas, me estoy refiriendo a Aranda Barberá y a (Rubén) Lev” lo que se encuentra a definición aún de la Cámara de Apelaciones con asiento en Comodoro Rivadavia, ya que se recurrió el procesamiento y prisión preventiva de Aranda Barberá y de Lev, que fue recurrido el sobreseimiento.

“En noviembre de este año me tocó ir a fundamentar el recurso de Lev, que pedimos la revocatoria del sobreseimiento y que lo procesaran y tuve que defender el procesamiento con prisión preventiva dictado al español Aranda Barberá, esa sería la parte de la causa que todavía está en la etapa de la instrucción preparatoria, en cambio hay otra por otros imputados en que la causa está más avanzada, me estoy refiriendo a los casos de Segundo, de Pennissi, Burgos y Seoane, que con distintas calificaciones jurídicos fueron elevados a juicio las actuaciones allá por septiembre u octubre de 2015 y la grata noticia, al menos para mi, es que ya hace unos cuantos días el Ministerio Público Fiscal que encabeza el doctor Teodoro Numberg, de Comodoro Rivadavia ofreció prueba, esto quiere decir que una vez que se termina de ofrecer prueba por las partes, el tribunal valora o pondera las que puedan ser procedentes y luego debe fijar audiencia de debate”, mencionó.

A JUICIO ANTES DE ABRIL

En ese marco, agrega que espera “que sea fijada en los primeros cuatro meses del año 2016, aunque sea para estas cuatro personas, que son las primeras que se involucraron en los hechos y que ya data del año 2013, por lo tanto hay bastante expectativa en la ciudadanía como para que el juicio se realice y por lo menos estas personas sean juzgadas” estima Gélvez.

El fiscal fue consultado por todos los hechos, muchos de ellos bochornosos que prosiguieron en torno al empresario Omar “Cura” Segundo en estos dos años desde que han pasado desde el descubrimiento de la droga, y asegura que “a mi varios parientes me han hecho la observación, por eso es que creo que a veces el tema judicial, en este caso el federal es muy lento, creo que el juicio a estas cuatro personas debió haberse realizado mucho tiempo antes”, lamentando incluso que haya habido suspicacias en torno a este tema, teniendo en cuenta el tiempo que transcurrió, abogando por una mayor agilidad en los procesos judiciales federales.

También se refirió a los bienes que podrían haber sido obtenidos a través de lo producido por la venta de estupefacientes o sustancias prohibidas, y mencionó que habían pedido en el caso Poseidón producir un embargo muy importante, ir sobre los bienes o fijar una inhibición general de bienes “que llegó medio tarde a mi criterio” producto de los vaivenes que tuvo en la actuación del juez Sastre y la Cámara de Apelaciones, que redujeron los montos de los embargos, por lo que agregó que en conjunto con la Procunar “estamos disconformes, somos conscientes que lo patrimonial a lo largo del tiempo se ha diluido, todo proceso penal tiene sus consecuencias patrimoniales”, y lamentó que “interin se han desprendido de bienes, interin ha habido transferencias de las empresas, si bien yo estoy haciendo una investigación de lavado de activos respecto de estas personas, no es lo mismo esas medidas precautorias o cautelares como son el embargo, o la inhibición general de bienes, que después se implementaron pero creo que tarde” mencionó como autocrítica.

LA REITERACION DE PERSONAJES

Se le planteó a Gélvez que en varias cuestiones relacionadas a delitos y situaciones cuestionables desde lo legal tiene personajes reiterados, como Segundo o los Quiroga, “me hace un ruido feo” menciona, “me duele que este señor haya estado en todos estos hechos, por lo menos que han sido llevados a la Justicia y no sabemos los otros” agrega en torno a los hechos que se conocen y a otros que no se conocen, al menos públicamente, “es preocupante por que el mal ejemplo, lo que ve la sociedad en su conjunto es una persona que se ha enriquecido rápidamente, que ha dado reportajes que realmente han sido un cachetazo para la sociedad y que ha tenido la suerte que todavía no ha sido enjuiciado, no haya sido privado de su libertad en ninguno de los procesos”, manifestando que entienden la preocupación de los vecinos que ven como ocurren cosas y no hay detenidos; y agrega una reflexión preocupante, “que va a pasar con este señor que durante un periodo de gobierno pudo hacer y deshacer un montón de actos, de comportamientos que realmente, recuerdo el caso con el juez de Puerto Madryn, desde el punto de vista ético y de valores que tienen que existir en toda sociedad, es muy triste, estos personajes, usted mencionaba a los Quiroga, que si bien tres de ellos están detenidos, uno con condena antes de Arenas Blancas, que está en la cámara no se por que tanto tiempo, yo ya para mayo de este año sabía que habían rechazado la recusación que en su momento hizo un abogado del doctor Sastre, pero la cuestión de fondo no se resuelve, es la causa que más detenidos ha tenido en el juzgado federal de Rawson, una pluralidad de imputados enorme, con una trascendencia importante, lo que creo, esta es una cuestión que no le va a gustar a muchos; pero no se trabaja como se debiera, hay que ponerle más horas, gente no falta, la verdad es que no podemos justificar el tiempo que ha pasado” menciona.

CAUSAS PARADAS

Fue muy critico con el sistema judicial, “me parece que algunas causas están paradas por mucho tiempo, por supuesto que van a justificar diciendo que tenemos mucho trabajo, habría que ver, hay controles –se preguntó-, hay controles de la Corte respecto de las Cámaras, hay controles de las Cámaras respecto de los juzgados, no, no los hay, es así, por que sino no pasaría lo que pasa, me estoy refiriendo al ámbito federal”; y se le preguntó en ese ámbito si se vencían plazos, “se vencen plazos, hay plazos, hay plazos procesales, el Código Procesal Penal de la Nación tiene un término que en el artículo 207 dice que la instrucción, desde el momento de la indagatoria debe durar cuatro meses, prorrogables por otros dos y si es muy complejo otros dos, o sea que póngale que sean ocho meses judiciales, pero no dos o tres años”, se quejó.

“En Comodoro, en el Tribunal Oral Federal, que no les guste a los jueces no me importa, pero hay un montón de causas que el Juzgado Federal de Rawson elevó, con pluralidad de imputados y todavía no se ha hecho ninguno de los juicios” mencionó por último.