Image default

Nuevo protocolo para denuncias de violencia de género durante el aislamiento

Ahora la policía podrá tomarle declaración a la persona en situación de violencia en el lugar que se encuentre y deberá apartar al agresor del lugar.

Para garantizar el acceso a la justicia a las víctimas, el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, junto a otros ministerios, desarrollaron un nuevo protocolo de actuación para intervenir en los casos de violencia de género en el contexto del aislamiento social, preventivo y obligatorio, dispuesto por el Gobierno Nacional por la pandemia del coronavirus.

El nuevo protocolo elaborado con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, el Ministerio de Seguridad de la Nación, el Ministerio Público Fiscal de la Nación y el Ministerio Público de la Defensa de la Nación, establece la posibilidad de que el personal policial tome la declaración en el lugar en el que se encuentre la víctima.

Esta nueva posibilidad habilita a la persona en situación de violencia poder hacer la declaración ante la policía en caso de que no pueda o no quiera asistir a los organismos especializados. El personal policial deberá apartar al agresor del domicilio y convocar al personal especializado para acompañar a la víctima.

Hubo 55 femicidios durante los dos meses de cuarentena, según reveló el Observatorio Ahora que sí nos ven, en el período que comprende entre el 20 de marzo y el 24 de mayo. La preocupación tanto por los femicidios como por las distintas violencias en el contexto de aislamiento, exige actuaciones inmediatas ante las situaciones de peligro de quienes son víctimas.

Según informaron desde el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, este nuevo protocolo de intervención “reemplaza los procedimientos usuales para la toma de las denuncias” por violencia de género.

El nuevo protocolo se elaboró con la intención de garantizar la salud pública y el acceso a la justicia por parte de la persona en situación de violencia en el contexto de la emergencia sanitaria.

El nuevo instructivo establece que en los casos en los que el personal policial llegue a un lugar donde se encuentre una persona en situación de violencia de género, como primera medida deberá apartar al agresor del ambiente o espacio físico en el que se encuentre la mujer o persona LGBTI+”, explicaron desde el ministerio.

Además, los efectivos de las fuerzas de seguridad “no deberán tomar una actitud conciliadora ni proponer una mediación con las personas denunciadas y deberá hacerlo en un ambiente de privacidad que garantice la debida confidencialidad”.

La persona en situación de violencia también podrá solicitar la presencia de alguien de su confianza y el personal policial deberá autorizarlo.

El personal policial deberá comunicarse con la Línea 144 o la Línea 137 en los casos de violencia sexual o familiar para que desde esos dispositivos se convoque a los equipos interdisciplinarios disponibles en la localidad que acompañarán a la persona en situación de violencia durante la declaración testimonial. y evaluarán los pasos a seguir para evitar su revictimización.

Por otro lado, según establece el nuevo protocolo, se debe “privilegiar la declaración espontánea de la persona en situación de violencia, sin cuestionar sus dichos, teniendo especialmente en cuenta el estado emocional del o la declarante y que se debe evitar emitir opiniones personales o juicios de valor respecto de los hechos denunciados”.

En todos los casos, el personal interviniente deberá dirigirse a la persona respetando su identidad de género adoptada y el nombre de pila, aunque sea distinto al consignado en su DNI.

Desde los distintos organismos con competencia en la intervención de situaciones de violencia por motivos de género se está trabajando para garantizar el acceso a la justicia y los derechos de las mujeres y personas LGBTI+ para evitar la revictimización”, expresaron desde el ministerio.