Image default

Nene de 11 años llevó arma cargada al colegio y asustó a todos

En Rosario, un nene de 11 años llevó un revólver listo para disparar que sacó de la casa de sus abuelos. “Fue como una travesura para decir, ‘miren lo que tengo’, el chico no tiene antecedentes de violencia”, justificó la titular de la Delegación VI del Ministerio de Educación de Santa Fe, Daiana Gallo Ambrosis.

Un niño de once años llevó un arma cargada a una escuela de Rosario y se la mostró a sus compañeros lo que motivó la intervención de las autoridades escolares quienes avisaron a la Policía, aunque concluyeron que la situación se trató mas de una travesura del chico ya que “no se produjo en un contexto de violencia”.

El chico, que asiste a sexto grado de la escuela N°128 “Congreso de Tucumán”, explicó que encontró el revólver calibre 38 en la casa de sus abuelos y la llevó a la escuela para mostrársela a sus amigos, sin el consentimiento de sus padres.

La titular de la Delegación VI del Ministerio de Educación de Santa Fe, Daiana Gallo Ambrosis, aclaró que el hecho “no se produjo en un contexto de violencia” sino que se encuadró “más en una travesura del chico para decirles a sus compañeros ‘miren lo que tengo'”.

El hecho, que se conoció este viernes, ocurrió el jueves en el turno mañana de la escuela 128 ubicada en Buenos Aires al 6000, del barrio Roque Sáenz Peña de esta ciudad santafesina.

Según fuentes del caso, una docente advirtió que el niño exhibía el arma ante sus compañeros de grado, por lo que dio aviso a la directora del establecimiento, quien llamó a la policía.

Los efectivos identificaron al arma como un revolver calibre calibre 38 oxidado, pero que estaba cargado tras lo cual madre del alumno también fue convocada a la escuela y ambos fueron trasladados a la seccional 20 de Rosario, indicaron los informantes.

“Fue más una travesura de decir ‘miren lo que me encontré en la casa de mi abuelo’, porque el chico no tiene antecedentes de problemas, es una persona muy tranquila y no hubo situación de violencia”, explicó Gallo Ambrosis.

La funcionaria de la cartera educativa agregó que en casos de este tipo “los directivos tienen que avisar al supervisor y se activa un protocolo, que consiste en llamar al 911 para que sea la policía la que realice el desarme”.

La delegada señaló que si bien el hecho es considerado “una travesura, no deja de preocupar, por el hecho de tener un arma al alcance de la mano“.

Por esa razón, el Ministerio de Educación convocó a los padres del alumno para trabajar junto al equipo socioeducativo de la cartera “las estrategias de intervención” en el caso.

La intervención policial en la escuela agitó los ánimos de algunos padres de otros alumnos, quienes se preocuparon por la presencia del arma en el establecimiento.