Image default

Nazarena Vélez mostró impactantes fotos de Barbie golpeada

La actriz visitó Intrusos y sorprendió a todos al revelar una fuerte imagen de su hija con moretones.

Desde que se destapó el conflicto entre Barbie Vélez y Federico Bal con acusaciones de violencia de género, Nazarena Vélez no se había sentado a dar una entrevista en un estudio de televisión. Este lunes, se quebró en vivo y criticó con todo al hijo de Carmen Barbieri.

“Esto es lo peor que me pasó y esta es mi nota más difícil, más que cuando tuve que hablar después del suicidio de Fabián (Rodríguez). Porque es Barbie, mi hija”, inició quebrando en llanto inmediatamente en Intrusos.

“Federico me la cagó a trompadas. Me la podría haber matado. Por esas cosas del destino no la mató. Hay unas fotos en las causa de Barbie que son tremendas”, detalló emocionada Nazarena.

“Si la infidelidad hizo que Barbie despierte y se vaya de esto, le agradezco a la chica que haya sido. Llegué a imaginar el cuerpo de mi hija en la morgue”, agregó.

Pero eso no fue todo: en la segunda parte de la entrevista que le hizo Jorge Rial, y profundamente angustiada, Nazarena comparó por primera vez una de las fotos que le sacaron a su hija en la producción de fotos para el Bailando y otra, en la que muestra los múltiples moretones que tenía en su brazo.

“Ese es el presente hoy de mi hija. Yo prefiero que Barbie esté en el Bailando, peinada y maquillada y no así. Mirale la carita… y esa es una de las fotos de mi hija llena de vergüenza con los moretones. Yo la voy a acompañar y voy a luchar hasta el momento de mi muerte. No se lo merece… Yo la veo contenta y segura, para mí ella es un ejemplo. Yo no le quiero ver más la carita llorando así…”, comenzó entre sollozos.

“Las piernitas, la espalda… y verla así, chiquitita, con vergüenza, que la revise el médico, que venía de revisar a unas nenas que habían sido violadas… Acá la única víctima es Bárbara. Como mamá es lo peor que me tocó vivir, lo peor. No se lo deseo a nadie. Tengo desarmada la vida, ella se merece ser feliz”, completó Nazarena, quebrada de dolor.