Image default

Murió baleado un joven e investigan a los gendarmes que le dispararon

Los agentes aseguran que la víctima le estaba robando a una vecina y que sacó un arma mientras escapaba.

Un joven de 20 años murió baleado tras enfrentarse con efectivos de Gendarmería ​en el interior del Barrio Rivadavia, en el barrio porteño del Bajo Flores.

Todo comenzó el miércoles, alrededor de las 17, cuando oficiales de la Comisaría Vecinal 7A de la Policía de la Ciudad recibieron un alerta sobre un enfrentamiento armado entre miembros de la Gendarmería y dos personas en la esquina de Alfonsina Storni y Pasaje Roldán.

Al acudir al lugar, los policías hallaron a un joven vecino del barrio que había fallecido como producto del tiroteo, quien fue identificado como Facundo Ariel Scalzo, de 20 años, quien no tenía antecedentes policiales.

De acuerdo a la versión de Gendarmería, se escucharon “detonaciones de arma de fuego y agresión” por parte de dos jóvenes a una vecina del barrio, por lo que dos efectivos acudieron al lugar.

Al llegar observaron a “dos masculinos, por lo que proceden a su identificación, momento en el cual uno se da la fuga por la calle Alfonsina Storni hacia pasaje Roldán”.

Cuando estaban a punto de alcanzarlo, el joven sacó un arma de fuego de su cintura y “procede a efectuar disparos hacia la dirección de los Jefes de Sectores 4 y 5, por lo que procedieron a repeler la agresión efectuando disparos con sus armas reglamentarias, como así también la UPB DELTA 1 al observar lo que estaba sucediendo procedieron a realizar disparos”.

Herido de muerte, el joven se desplomó “permaneciendo en posición cubito dorsal con pérdida de sangre, observando a simple vista posibles heridas de arma de fuego”.

Tras la intervención del SAME​, el cadáver de la víctima fue trasladado al hospital Piñero de Flores, donde horas más tarde algunos de sus familiares y conocidos se concentraron para protestar por la muerte.

El Juzgado Criminal y Correccional 55, a cargo de Alejandra Allaud, quedó a cargo de la causa y dispuso la intervención de la Policía de la Ciudad en la investigación.

Además, se ordenó la presencia de la Unidad Criminalística Móvil en el lugar para realizar las pericias correspondientes, mientras se intentaban determinar los motivos que derivaron en el tiroteo.

Fuente: Clarín