Image default

Monzó se va después de las elecciones y prepara su futuro fuera del macrismo

El presidente de la Cámara de Diputados se comprometió con Macri a terminar su mandato como diputado. Luego, abandonará la alianza oficialista. No trabajará para Massa en la elección 2019.

La salida no será abrupta ni sorpresiva. Emilio Monzó ya le avisó al presidente Mauricio Macri que que dejará Cambiemos en diciembre de 2019 y le dio su garantía de que en las próximas elecciones no trabajará en ningún espacio político opositor, aunque aclaró que una vez que se produzca el recambio presidencial quedará “libre” para saltar del barco oficialista.

“Como pasa con los jugadores de fútbol, después de dos torneos sin jugar ya tengo el pase libre”, fue la frase que usó Monzó para explicarle a su mesa chica en la Cámara de Diputados que su ciclo en Cambiemos está terminado, aunque se extenderá hasta diciembre de 2019, cuando se termine su mandato.

El presidente de la Cámara baja intentó así salir al cruce de las versiones que indicaban que tenía listo su pase al peronismo para las próximas elecciones, en particular luego de que Sergio Massa dijera públicamente que le gustaría contar con Monzó para el armado de su campaña presidencial.

“No me voy a ningún lado, vuelvo al llano. No voy a participar de la elección”, aclaró Monzó dentro de Cambiemos.

Pese a que su salida ya está anunciada, el bonaerense asumió ante Macri el compromiso de cumplir su mandato como diputado por Cambiemos y mantenerse dentro del oficialismo hasta fines del año que viene. Adujo una cuestión de “responsabilidad” con el proyecto político que él mismo ayudó a construir, pero del que se siente excluido.

En medio de la dura interna que mantienen desde que Macri llegó al poder, el alejamiento de Monzó había sido confirmado por su rival en el oficialismo, Marcos Peña, en abril de este año. “Emilio cumplió un rol muy importante no sólo en la campaña sino en garantizar los debates en el Congreso, incluso en minoría.Y es casi por una cuestión más humana que él pretende colaborar desde un lugar más tranquilo”, anunció en aquel entonces el jefe de Gabinete.

“Angustiado” al verse marginado de la construcción política del Gobierno, dominada por el sector de Peña, Monzó le había pedido a Macri que habilitara su salida y lo enviara como embajador al exterior. La salida nunca llegó a concretarse. Pocos días después del anuncio de Peña, la crisis cambiaria sumergió al Gobierno en un tembladeral político y Monzó consideró que no podía abandonar el barco en plena tormenta. Se comprometió, entonces, a quedarse hasta fines de 2019 e incluso el oficialismo se encargó de anunciar la vuelta del presidente de la Cámara de Diputados a la mesa de decisiones del Gobierno.

Sin embargo, la reconciliación duró poco y Monzó siguió estando afuera del esquema de definiciones del oficialismo, con estricta y acotada responsabilidad sobre la tarea parlamentaria. “No tengo espacio político en este espacio”, les dijo a los dirigentes que lo acompañan en el Congreso, algunos de los cuales seguirán sus pasos a fines de 2019.

Con la decisión ya anunciada, Monzó espera ahora la decisión de la Cámara para saber si continuará al frente del cuerpo el año próximo. Los diputados deben elegir a las autoridades entre el 1 y el 10 de diciembre, aunque la fecha podría adelantarse por acuerdo de todos los bloques para evitar que la Cámara sesione durante la reunión del G-20 en Buenos Aires.

Por Gabriela Pepe – LetraP